Las desventajas de solo escuchar lo que queremos escuchar - Miguel A. Terán

on lunes, 8 de junio de 2015
Un error común cometido por muchas personas es hacerse acompañar o rodearse de aquellos individuos quienes les dicen solo lo que desean escuchar.  Este equivocado hábito terminará aislándoles de la realidad y confirmándoles solo su particular versión de esa realidad. 
Son muchos los gerentes y lideres de empresas, políticos, grupos sociales, y otros, quienes acostumbran rodearse y construir sus equipos con individuos que se caracterizan por ser un “eco” de sus palabras, diciendo o repitiendo lo que el “jefe” quiere escuchar. La realidad es que una de las mayores traiciones hacia alguien es decirle o confirmarle algo en lo cual no creemos. Aunque algunas veces lo repetimos tanto, que nos arriesgamos a convencernos. 
Pero la verdadera oportunidad para crecer y desarrollarnos es brindada por aquellos individuos quienes tienen la gentileza, la decisión y, en algunos casos, el valor de decirnos aunque sean sus verdades, aun a riesgo de perder la amistad, la relación o hasta el trabajo. 
Parece sencillo, pero “Ver lo que tenemos delante de nuestras narices requiere una lucha constante”, tal cual lo expresó el escritor británico George Orwell. A través de nuestras creencias y paradigmas hemos desarrollado sesgos de percepción selectiva, permitiendo solo el acceso de la información que está acorde a nuestros conceptos e ideas, y rechazando la que la contradice. 
Es común rodearse de personas, pertenecer a grupos, leer libros, periódicos, artículos y revistas, ser aficionado –o hasta fanático- de programas de radio, televisión o internet que están en línea con nuestra forma de pensar y de ver el mundo, haciéndonos de un entorno que ratifique nuestras creencias y paradigmas. Esta actitud, sin lugar a duda, ofrece muy pocas posibilidades de cambio, desarrollo, mejora y crecimiento. 
En la medida que somos y estamos más seguros de nosotros mismos, de nuestros argumentos y puntos de vista, podemos atrevernos a  escuchar o permitir la expresión de otras ideas; mientras que por lo contrario, la inseguridad, en nosotros y nuestros argumentos,  nos hace dogmáticos e inflexibles. 
Debemos acostumbrarnos a ver y escuchar desde distintos ángulos y perspectivas, para lograr diferentes puntos de vista que nos permitan ampliar nuestros horizontes de vida. Es necesario escuchar y tratar de entender las verdades de los otros. El poema Desiderata de Max Ehrman en una de sus estrofas dice “Enuncia tu verdad de una manera serena y clara, y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia”. 
El actor, humorista, productor, director y escritor británico Charles Chaplin decía “Oye y escucha lo que las otras personas tienen que decir, es importante”.

MAT / Junio 09, 2015.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española).



2 comments :

MaRiani dijo...

La frase que usa citando a Benedetti, no es de él, sino de Mariani Sierra publicada en su libro Radiografía de un corazón de Origami. Creo que debería corregir su escrito. No existe ningún libro, escrito o algún fragmento de Mario que contenga esa frase. Saludos.

Delos dijo...

Corrige tu escrito, no es de Mario Benedetti la frase que pusiste, es de Mariani Sierra, ignorante!!

Publicar un comentario