sábado, 28 de febrero de 2015

¿Cuál es la diferencia entre estar COMPROMETIDO o estar INVOLUCRADO?


El diccionario refiere la palabra comprometer con obligación, dar la palabra, convenio o promesa contraída. Mientras la palabra involucrar, es definida como incluir e incluso como "comprometer" a alguien en algún asunto. 

Las dos palabras parecen tener similar significado y de hecho en la cotidianidad del lenguaje son confundidas y usadas de manera indistinta. Sin embargo, comprometerse incluye algunos pasos adelante, porque  conlleva algún sentido de conciencia,   profundidad, obligación y –por supuesto- acción.

En la vida podemos involucrarnos en muchas actividades o causas, pero no siempre ese involucrarse se transforma en comprometerse. Llevar el involucrase hasta lo más profundo es comprometerse.

Para explicar mejor la diferencia entre ambas palabras vamos a utilizar el reconocido y viejo Cuento de la Gallina, el Cerdo y el Desayuno:

- Un día una gallina y un cerdo paseaban juntos conversando, cuando la gallina sugirió al cerdo:

- “¿Qué te parece Cerdo si nos asociamos y abrimos un restaurante?” 

- El Cerdo respondió, “Me parece buena idea”. “¿Cómo lo llamaríamos?”, preguntó el Cerdo. 

- La gallina pensó un poco y contestó preguntando: “¿Por qué no lo llamamos: “Huevos con Jamón?”

 - Y el cerdo se detuvo, hizo una breve pausa y contestó: 

- “Pensándolo mejor, creo que no voy a abrir un restaurante contigo, porque de ser así yo estaría comprometido pero tú solamente estarías involucrada”. 

En la realidad de un desayuno el Cerdo será la tocineta o la chuleta, en otras palabras, estará comprometido, puso todo en el desayuno, hasta su vida. Mientras que la Gallina aportaría el huevo, estaría solo involucrada, realizó un esfuerzo, pero nada de morir en el intento. 
El compromiso transforma deseos, ideas y palabras en hechos, resultados y realidades, más allá de los problemas y circunstancias existentes o de aquellos que surjan por el camino. El compromiso es una decisión firme y se acompaña de acciones y hechos, no solo de palabras. Cuando hay compromiso hay convicción.

En la vida diaria de las parejas, la familia, el estudio, el trabajo, el deporte, la comunidad , la sociedad y en cualquier lugar, puede observarse la diferencia entre aquellos que están comprometidos y quienes están solo involucrados. 

Cuando estamos comprometidos no se pueden levantar o levar anclas, ante el más mínimo problema, como se dice en el argot o lenguaje de los marineros; mientras que cuando solo estamos involucrados, es mucho más fácil justificar y decidir salir o retirarnos. Mi padre decía que mucha gente ofrece "poner el pecho" ante un compromiso, no invirtieron nada más, pero luego él vio a muchos "recoger el pecho" y retirarse cuando las cosas se pusieron difíciles. 
Es normal encontrar a quienes pretenden opinar, dirigir y hasta mandar -por supuesto también criticar- pero en la práctica no se manifiestan ni se hacen presente con esfuerzos, dinero ni nada concreto, éstos ni siquiera llegan al rol de la gallina, ni siquiera llegan a  involucrarse. 

Otros se "involucran" –ligeramente- en algunos temas, pero con el solo objetivo de obtener beneficios personales. Y muchos otros, allí está una buena mayoría, ni siquiera se involucran, porque prefieren “ver los toros desde las barreras”. Que otro u otros les resuelva. Por supuesto, éstos últimos -los que no se involucran- y todos los anteriores harán –obviamente - acto de presencia para disfrutar del desayuno. 

Es importante conocer el nivel de compromiso de todos quienes de alguna manera pretenden ser parte de algún sueño, idea, proyecto o solución, para evitar llenarnos de gallinas e incluso de zorros disfrazados. Recordemos y tengamos presente las palabras del educador brasileño Paulo Freire, quien afirmaba que “No existe compromiso sin acción”.

Miguel A. Terán
Blog: www.miguelterancoach.blogspot.com
Web: www.lidervoice.com
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Nota: Si te pareció interesante este mensaje, por favor compártelo ya que tomará valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, para comprometerse y no solo involucrarse, todo cambiará para mejor.


2 comentarios:

  1. Miguel muy valida y universal tu publicación. Hay que estar comprometido con la vida.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Miguel. Necesitamos a mas perdonas comprometidas y entregadas a las buenas causas.

    ResponderEliminar