Pensamiento y Reflexión del Día Martes 07 de Octubre de 2014

on lunes, 6 de octubre de 2014
“Si tienes alguna duda es necesario que la clarifiques. Suponer te hace inventar historias increíbles que solo envenenan tu mente, tu corazón y tu alma”.
Autor Anónimo.

REFLEXIÓN: Parte importante de los problemas de interacción entre los seres humanos, están relacionados con dudas, acerca de algún tema en particular, no debidamente clarificadas entre las partes.  Es común oír solo lo que deseamos escuchar. El filósofo chino Confucio planteaba que “No vemos las cosas como son. Vemos las cosas como somos nosotros”. Casi parafraseando a Confucio, la escritora francesa Anaïs Nin, afirmaba que “No vemos las cosas tal cual son, las vemos tal cual somos”.

Se dice que no escuchamos para comprender, sino para contestar; por ello, es común que planifiquemos o preparemos nuestra respuesta, mientras la otra persona está tratando  de exponer su opinión o punto de vista, sobre algún tema en particular. En otros casos, simplemente, no prestamos atención a lo que nos dicen. En ambas situaciones se generan vacíos de información, que muy probablemente se transformen en dudas, que distorsionan el proceso de comunicación. Adicionalmente,  esos espacios corren el riesgo de ser llenados con interpretaciones, suposiciones, juicios o –simplemente- incorporándole palabras que no eran parte del mensaje original.

Expresar, manifestar o hacer saber la duda que tenemos no es ningún pecado, por el contrario, hacer saber que tenemos dudas es una genuina expresión de honestidad. Pedir aclaratoria sobre la base de nuestra duda es señal de madurez y transparencia. Tanto es así, que el escritor argentino, Jorge Luis Borges, consideraba que “La duda es uno de los nombres de la inteligencia”.

El escritor y poeta inglés William Shakespeare decía que “El mismo sol no ve hasta que el cielo se aclara”. Suponer, inferir, suponer, concluir, opinar o juzgar no deben hacerse realidad en caso de duda, porque pueden dar lugar a confusiones y problemas. Si adicionalmente, el tema tiene matices personales, entrarán en juego las emociones que desvirtuaran aún más la realidad.

La mejor forma de clarificar es directamente con la persona involucrada en la duda. Intentar clarificar a través de terceros, nuevamente nos deja en manos de la subjetividad interpretativa, ahora de un tercero.

Para clarificar la duda, la calidad de las preguntas es muy importante. No podemos esperar una buena respuesta para una pregunta mal formulada. El Mariscal francés Francis de Gastón consideraba más fácil juzgar el talento de una persona por sus preguntas que por sus respuestas.

El reto es juzgar menos y escuchar más, interpretar menos y clarificar más.

Miguel A. Terán

Twitter: @MiguelATeranO

Nota: Foto ilustrativa extraída de la Web.


Nota del autor del Blog: Invito a todos mis amigos, seguidores y apreciados lectores a compartir, con familiares, relacionados y contactos, esta reflexión y los demás artículos publicados en este blog: miguelterancoach.blogspot.com. Tengamos presente que, en oportunidades, unas sencillas palabras pueden hacer y ser la diferencia en nuestra vida o en la vida de los demás.

1 comments :

Publicar un comentario