“No hay música en la «pausa», pero la pausa forma parte integral de la música. La gente está pasando siempre por alto esa parte de la melodía de la vida”. John Ruskin (1819 -1900). Escritor y sociólogo británico.

on domingo, 29 de mayo de 2016
“No hay música en la «pausa», pero la pausa forma parte integral de la música. La gente está pasando siempre por alto esa parte de la melodía de la vida”.
John Ruskin (1819 -1900). Escritor y sociólogo británico.

Una conocida y utilizada expresión nos indica que debemos transitar “Sin prisa, pero sin pausa”, mientras la afirmación de John Ruskin, por el contrario, afirma la necesidad e importancia de la pausa. Personalmente, me inclino por reconocer que en la vida debemos hacer pausas, tantas como sea necesario, que nos permitan recapitular y corregir o ajustar nuestras rutas. 
Es común transitar por la vida llenos de múltiples compromisos y presiones,  que  nos llevan a toda prisa, cronometrando el tiempo, pero –paradójicamente- sin tiempo para verificar la ruta que llevamos. Algunas veces nos dedicamos a correr sin pausa, pero en la ruta equivocada. Es definitivamente triste llegar a las últimas etapas de vida, para reconocer que equivocamos la ruta al llenarnos de urgencias, mientras dejamos a un lado lo realmente importante. 
En la vida de hoy, es casi un pecado tomar tiempo para no hacer nada, para respirar tranquilos, para una simple pausa, que nos permita algunos minutos de encuentro y reflexión con nosotros mismos. Esa pausa, sin duda, nos brindará el tiempo para evaluar el camino recorrido, los avances, los recursos invertidos, los costos y la ruta, llevándonos a considerar –cuando sea necesario-  opciones de cambio. 
“Lo más importante de este mundo no es saber dónde estamos, sino hacia dónde vamos”, expresó el escritor y científico alemán Johann Wolfgang von Goethe. En realidad, no solo es válido definir nuestros valores y prioridades de vida, lo que debemos hacer al iniciar el camino, sino revisar frecuentemente lo que estamos haciendo para evitar perderlos en la ruta, porque al alejarnos de ellos es difícil recuperarlos. 
La pausa, en la melodía de la vida,  es tan importante como la acción,  porque nos lleva a reconsiderar rutas o simplemente a comprender la importancia de recorrerlas con más armonía, balance y equilibrio, con menos urgencias, pero más placeres y disfrutes. Los tengo´s y debo´s, contrarios a los quiero´s,  nos roban tiempos de disfrute y pausas importantes para nuestra salud, nuestras relaciones y nuestra paz. 
Tengamos presente que no solo es necesario y sano, sino vital, tomar cada día un espacio y un tiempo para nosotros, que será la pausa necesaria para llevar una vida melodiosa.

Mayo 29, 2016.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web

Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española). 

0 comments :

Publicar un comentario