Nos inmiscuimos o entremetemos en los problemas de los demás mientras nos consumen los problemas propios. Miguel A. Terán

on domingo, 6 de marzo de 2016
Nos inmiscuimos o entremetemos en los problemas de los demás mientras nos consumen los problemas propios.
Miguel A. Terán

Sin dejar de reconocer que al vivir y convivir en sociedad los problemas de los otros, más temprano que tarde, pueden afectarnos, es un hecho que existen individuos a quienes –casi por hobby- les encanta participar activamente y hasta asumir como propios problemas ajenos. 
El matemático, filósofo y místico griego Pitágoras de Samos recomendaba "Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela". Algunas veces nos inmiscuimos tanto en esos problemas ajenos, que nos los delegan, pasando de simples observadores a protagonistas de un problema que no nos pertenece. 
Ese involucrarse o meterse en lo que no es de nuestra incumbencia, nos hace escapar ficticia y temporalmente de nuestros propios problemas; sin embargo, la realidad es que el problema personal –aunque pretendamos olvidarlo- seguirá allí mientras no lo resolvamos, posiblemente creciendo y fortaleciéndose. Un refrán popular refiere “Es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio”. 
La mayor parte de las veces, las personas no piden consejo u orientación antes de tomar decisiones ni ejecutar acciones, ni siquiera escuchan advertencias, pero si pretenden compartir la carga de error cometido con amigos y familiares.  El deseo y deber de apoyar o ayudar a otros a resolver sus problemas es una muestra de humanidad, pero es importante  y necesario siempre aclarar la propiedad del problema.  
En la medida en que nos involucremos más de cerca con situaciones, circunstancias y personas, estaremos más cerca de involucrarnos en las consecuencias de decisiones, en las cuales posiblemente no conozcamos todos los elementos y aspectos involucrados, pero el hecho de participar de alguna manera ya nos hace responsables de las consecuencias, especialmente de las negativas. Vale la referencia de las negativas, ya que cuando las cosas salen bien, pocas veces recibimos gestos de agradecimiento por nuestra participación. 
Tengamos presente las palabras del escritor y teólogo francés Fénelon, quien consideraba que “El sufrimiento depende no tanto de lo que se padece cuanto de nuestra imaginación, que aumenta nuestros males”. Es igualmente importante tener presente las palabras de Sabio Buda, quien afirmó que  "El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional". Mientras el poeta y novelista italiano Cesare Pavese era contundente al afirmar “Pero la grande, la tremenda verdad es ésta: sufrir no sirve de nada”, por supuesto más aún por sufrimientos prestados o endosados. 
Para concluir no podemos ser insensibles ante los problemas ajenos, deben preocuparnos y es deber ayudar, pero no podemos dejar de un lado la solución a los nuestros, evitando que los mismos se compliquen de tal manera que no podamos atender ni los propios ni los ajenos.

07 de Marzo de 2016.

Miguel A. Terán
Psicología, filosofía y coaching.

Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.


0 comments :

Publicar un comentario