¿Por qué nos arriesgamos a perder lo que hemos alcanzado? Miguel A. Terán

on lunes, 21 de septiembre de 2015
¿Por qué nos arriesgamos a perder lo que hemos alcanzado?
Miguel A. Terán

Pasamos la vida luchando en busca de hacer realidad sueños, objetivos y metas, para una vez alcanzados, cometer garrafales errores que nos hacen perder de un solo golpe esos sueños y el esfuerzo de años. 
Muchas veces el error que cometemos puede afectarnos solo a nosotros, pero otras veces –la mayor parte- afectamos a otros. Incluso, contribuimos activa o pasivamente, en la ejecución, evolución y desarrollo de errores colectivos, que deterioran y pueden llegar a destruir familias, equipos, empresas, sociedades y hasta países.    
Después de tanto luchar podemos perder trabajos, profesiones, negocios, amistades, amores, libertades, fortunas y mucho más. Llegamos a sentimos tan llenos de éxito y tan envanecidos, que consideramos que el éxito nos pertenece y, sin darnos cuenta, somos víctimas de nuestro propio éxito, luego de haber olvidado que nada es tan traicionero como el éxito. 
Algunas veces llevamos ese éxito más allá de razonables límites, al llenarnos de ego, soberbia y arrogancia. Negamos realidades y verdades, sintiéndonos únicos  poseedores de éstas, hasta un punto que enceguecemos. Si ese éxito es acompañado de poder, entonces, lo usual es rodearse de individuos que solo nos dicen lo que queremos escuchar. 
Parece válido que antes de iniciar la búsqueda del tan ansiado éxito, requerimos comenzar definiendo ¿Qué es para nosotros el éxito?, pregunta que al responder nos permitirá saber cuándo lo hemos alcanzado y detenernos a tiempo, antes que comencemos a transitar en camino hacia fracaso. “Hay que saber dónde está el límite para poder llegar”, decía el escritor y crítico francés Jean Cocteau. 
No debemos olvidar que el verdadero éxito requiere equilibrio, para estar satisfecho en los diferentes aspectos de nuestra vida. No es posible sacar una media aritmética –en términos estadísticos- o un llamado promedio en lenguaje coloquial, relacionado con el éxito personal. Sería imposible sumar éxitos y fracasos en lo individual, familiar, pareja, hijos, profesión, trabajo, finanzas, amistades y otros, para obtener un promedio válido. Cómo haríamos para ponderar, otorgar valor o determinar el adecuado peso de cada uno para lograr promediarlos. 
Lo sano es cuidar y proteger nuestros logros. Esa falsa seguridad con que nos engaña el ego nos lleva a descuidar lo logrado y, muchas veces, cuando nos damos cuenta, ya es demasiado tarde para recuperar lo que hemos perdido.  El riesgo es perder lo alcanzado y muchas veces hasta un poco más.

22 de Septiembre 2015.

Miguel A. Terán
Psicología, filosofía y coaching.

Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española


0 comments :

Publicar un comentario