La importancia de ser proactivos Miguel A. Terán

on martes, 15 de septiembre de 2015
La importancia de ser proactivos
Miguel A. Terán

Aunque se usa con frecuencia en ambientes profesionales y organizacionales, en realidad la palabra Proactividad no existe en nuestro idioma y es un vocablo tomado de la palabra Proactive del idioma inglés, cuyo significado hace referencia a actuar anticipando el futuro de las necesidades, eventos, problemas y cambios. Sin embargo, su contraparte la palabra reactivo, que produce reacción,  si existe en nuestro idioma.   
Un milenario proverbio chino refiere “Excava el pozo antes de que tengas sed”, dejándonos ver a través de un sencillo ejemplo, la importancia de planificar y actuar a tiempo, anticipando nuestras necesidades para satisfacerlas en su oportuno momento. Iniciar la excavación del pozo cuando ya tenemos sed, garantizaría que moriríamos agotados y sedientos sin haberlo lograrlo. 
Muchos individuos son más reactivos que proactivos, lo cual les lleva a responder continuamente ante eventos y circunstancias, una vez que los mismos ya han tomado forma de problemas. El lenguaje que utilizamos nos define como individuos proactivos o reactivos. 
Es un hecho que cuando la oportunidad llega ya es algo tarde para prepararnos y, por el contrario, la suerte sonríe a quien encuentra preparado. En realidad, para ser honestos,  no es cuestión de suerte es cuestión de prioridad, enfoque, preparación y esfuerzo. El escritor, historiador, filósofo y abogado francés François Marie Arouet, conocido como Voltaire, afirmaba que "Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan". 
Permitir que nos consuman las urgencias y emergencias, dedicándonos solo a “apagar incendios”, nos desviará de lo importante. Equilibrar lo urgente y lo importante es una habilidad vital para llevar una vida con sentido y poder construir un adecuado futuro.  
Lo que logramos es directa consecuencia de las decisiones y acciones que hemos tomado en algún momento del pasado, lejano o reciente, basados en nuestra forma de pensar y actuar. Nos condenaríamos a solo resolver problemas si nuestra filosofía de vida se enfocara en solucionar lo que nos ocurre en la medida que nos vaya ocurriendo. 
Entonces, requerimos establecer objetivos y  prioridades, escogiendo con adecuado criterio las mejores alternativas y opciones, definiendo y cuantificando los recursos a utilizar para anticipar y avanzar en la satisfacción de necesidades y sueños. Dedicándonos a excavar el pozo antes de que la sed aparezca.

16 de Septiembre 2015.

Miguel A. Terán
Psicología, filosofía y coaching.

Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española


2 comments :

M. Prince dijo...

Excelente!
saludos Miguel

Andres Espineira Vazquez dijo...

muy bueno Miguel. Estamos muy dados a "que suerte tuvo" fulano !.

Publicar un comentario