El proceso de educarnos, formarnos, desarrollarnos y crecer, es todo un reto en estos tiempos. Miguel A. Terán

on martes, 29 de septiembre de 2015
El proceso de educarnos, formarnos, desarrollarnos  y crecer, es todo un reto en estos tiempos.
Miguel A. Terán

Parafraseando al reconocido científico Albert Einstein,  cuando hizo referencia a que un hombre de ciencia puede leer docenas de libros en su vida, pero aún sabe que tiene mucho que aprender; mientras, que un fanático apenas lee uno y cree que lo sabe todo.  El reto es desarrollarnos y crecer con solidez, independientemente de la banalidad y superficialidad del entorno y los tiempos. 
Ampliando lo expresado por Einstein, podríamos afirmar que esa desconexión entre el auténtico conocimiento y el fanatismo, junto a la inocencia de la ignorancia contribuyen a que este mundo siempre haya sido, y aún sea,  víctima de falsos profetas, iluminados, gurús, y toda una gama de improvisados, charlatanes y oportunistas. 
El filósofo contemporáneo español Fernando Savater, afirma que “La cultura hoy tiene sentido comercial e ingresa en los grupos que la consumen si es “nueva”, […] y el mercado está invadido por infinita cantidad de productos, en una industria que se diversifica sin ningún tipo de limitación”. El mismo Savater, refiere que “Triunfa el gurú de turno que encanta a señoras y hombres que ven en sus palabras, aderezadas por el marketing, una oportunidad para encontrar un nuevo camino en su vidas, o por lo menos, algo para comentar con sus amigos”. 
La historia sobre estos temas no es nueva, ya que hace dos mil seiscientos años el poeta y filósofo griego, Cleóbulo de Lindos, uno de los Siete Sabios de Grecia, planteaba que “Nada hay en el mundo tan común como la ignorancia y los charlatanes”. Imaginémonos en estos tiempos de tecnología como se puede fabricar un charlatán. El llamado Sabio, Alfonso X Rey de Castilla, afirmaba que “Los cántaros, cuanto más vacíos, más ruido hacen”. 
Hoy día es todo un reto contar con la habilidad y el buen criterio para saber escoger la más efectiva o las más efectivas fuentes del verdadera información,  conocimiento y orientación, en diversos temas, que van desde lo personal y espiritual, hasta lo más práctico, material y científico. Entre innumerables teorías, productos, servicios y herramientas,  que se ofrecen en libros, cursos, talleres, asesorías y más,  es como se dijo líneas atrás todo un reto escoger,  para tratar de escudriñar y encontrar lo que realmente vale la pena. 
A lo anterior, debemos agregar la triste costumbre de esta época, que exige ahorrar tiempo en todo, por lo cual luce como “normal” adquirir “conocimientos” en cómodas y rápidas lecciones. El escritor español Baltasar Gracián decía “El primer paso de la ignorancia es presumir de saber”. Muchos individuos pretenden convertirse en expertos de la noche a la mañana, y el mercado de hoy les permite intentar esa peligrosa aventura, no para quien tiene la osadía de  hacerlo, sino para quienes recibirán sus “sabios consejos”. 
Es importante ratificar que el reto de aprender, desarrollarse y crecer es responsabilidad de quien desea o quienes desean hacerlo; por tanto, es un deber escoger concienzudamente quién y qué medios serán los más idóneos para avanzar en este importante proceso, en cada etapa de nuestra vida y en la vida de equipos y organizaciones.

30 de Septiembre 2015.

Miguel A. Terán
Psicología, filosofía y coaching.

Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. 


0 comments :

Publicar un comentario