Cada punto de vista se sostiene en la verdad de quien lo expresa. Miguel A. Terán

on miércoles, 29 de julio de 2015
Cada punto de vista se sostiene en la verdad de quien lo expresa.
Miguel A. Terán
 
La verdad está más cerca de la utopía que de la realidad; ello, tal vez explica porque cada quien tiene la suya propia. Sin embargo, también ocurre que algunos individuos atrapados en su ignorancia, han tomado las “verdades” de otros como sus verdades, en muchos casos hasta con fanatismo. Lo cierto parece ser que las verdades cambian, tal vez por ello,  el escritor y pensador político francés Barón de Montesquieu ratificaba que “La verdad en un tiempo es error en otro”.   
La confusión y el posterior problema con la verdad radica en la intención, de quien cree poseerla, de universalizarla y hacerla válida para todos. En oportunidades, hay quien expresa esa personal “verdad” con fines proselitistas, para ganar adeptos, partidarios o seguidores de esa o de otras “verdades”. En otros casos, simplemente para expresar su “verdad” a otros, tal vez aplicable y válida para algunos en similares circunstancias, pero no para todos.
No obstante, sería sano y válido, en muchas situaciones u oportunidades preguntarse: ¿Es verdadero mi punto de vista? Y la respuesta, podría ser afirmativa, la mayor parte de las veces única y exclusivamente para mi ¡Propia verdad! Una verdad,  que de alguna o de muchas formas, ha sido configurada y determinada por mis vivencias, experiencias, conocimientos, creencias, paradigmas, valores, cultura, prejuicios, prioridades y más; y en este más, por mis circunstancias pasadas y presentes, así como la interpretación que hago de las mismas.   
“Solo hay una verdad absoluta: que la verdad es relativa” nos decía el novelista y ensayista francés André Maurois. Los hechos son los hechos, pero la experiencia que cada uno de nosotros ha “vivido” con respecto a esos hechos es más un fenómeno perceptual que una realidad, basado en todas esa variables expresadas en el párrafo anterior.  Decía la escritora de origen francés Anaïs Nin “No vemos las cosas como son, las vemos como nosotros somos”.   
En muchas oportunidades, defendemos puntos de vista, sin ni siquiera haberlos reflexionado ni cuestionado. Innumerables creencias que desde temprana edad recibimos a través de la cultura, desde la familia a la sociedad, han implantado en nosotros verdades que las hacemos incuestionables, más allá de que “Los hechos son muchos, pero la verdad es una”, tal cual, expresaba el filósofo y escritor hindú Rabindranath Tagore. 
El político y pensador hindú Mahatma Gandhi, planteaba que era difícil responder a la pregunta ¿Qué es la verdad?, pero manifestaba que la había resuelto considerando que la verdad es lo que dice tu voz interior. En similar orden de ideas, algunos cuantos siglos atrás, San Agustín afirmaba “En nuestro interior habita la verdad”. 
El historiador romano Tácito consideraba que La verdad se robustece con la investigación y con el paso del tiempo; mientras la falsedad, con el apresuramiento y la incertidumbre”. Por su parte, el filósofo y estadista inglés Sir Francis Bacon afirmaba que “La verdad es hija del tiempo, no de la autoridad”. Finalmente, el tiempo deja al descubierto las verdades, independientemente, de todo el esfuerzo para ocultarla con falsedades y mentiras. 
En una realista afirmación, el poeta, novelista y dramaturgo español Lope de Vega, dijo “Nadie puede apartarse de la verdad sin dañarse a sí mismo”. Desvirtuar, tergiversar u ocultar  la verdad, más temprano que tarde, traerá consecuencias que también harán daño a quien o quienes se encargaron de utilizarla para sus intereses.   
Lo cierto parece ser que “Lo verdadero es siempre sencillo, pero solemos llegar a ello por el camino más complicado”, según palabras de George Sand, la escritora francesa. En un mundo de verdades relativas y situacionales,  global y multicultural como el actual, donde han desaparecido las referencias del ayer para juzgar lo bueno y lo malo, lo sano y lo insano, lo verdadero y lo falso, lo honesto y lo deshonesto, lo moral y lo inmoral y paremos de contar; tristemente,  parece haber cabida para todo. 
En resumen, ratificar lo verdadero es complejo, porque los hechos pueden contener múltiples interpretaciones. Aunque, por lo general, hasta las afirmaciones más extremas no dejan de tener algo de verdad, aunque sea solo la verdad de quien las afirma.  El novelista británico Graham Greene,  expresaba: “Intento comprender la verdad, aunque esto comprometa mi ideología”, lo cual dejaba ver su –envidiable- espíritu nada ortodoxo ni dogmático.  Es un hecho que debemos ser cuidadosos para no utilizar nuestra verdad como única unidad de medida, pretendiendo evaluar y juzgar con ella las verdades de los demás.

¿Tu verdad? No, la Verdad,
y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela.
Antonio Machado  (1875-1939). Poeta y prosista español.


Julio 30, 2015. 

Miguel A. Terán
Psicología, filosofía y coaching.

Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española).


0 comments :

Publicar un comentario