LA SUPERFICIALIDAD ESTÁ DEJANDO VIDAS Y SOCIEDADES VACÍAS Y SIN SENTIDO. Miguel A. Terán

on jueves, 18 de junio de 2015
LA SUPERFICIALIDAD ESTÁ DEJANDO VIDAS Y SOCIEDADES VACÍAS Y SIN SENTIDO.
Miguel A. Terán

Con regularidad  se hace referencia al desarrollo y a la tecnología, pero nos gusta poco enfrentarnos a los vacíos que éstos dejan en las gentes y en la sociedad, en general. Con solo dar un vistazo a las estadísticas de consumo de drogas, divorcios y suicidios, ya podemos poner en duda el tan cacareado desarrollo, que muestra y exagera solo una cara del tema, pero que deja oculta la otra.
Cuando alguien se atreve u osa a comentar estos temas, corre el riesgo de recibir etiquetas, que hacen perder a los seguidores más susceptibles. Es sin duda bonito ver lo bonito, pero ello no siempre significa que lo feo ha desaparecido. No se puede tapar el sol con un dedo, aunque tal vez lo logremos solo en su circunferencia, pero su resplandor continúa iluminando.
“Las necesidad son finitas, los deseos son infinitos”, nos dice el reconocido filósofo canadiense Lou Marinoff. Cuanto más saciamos el deseo más necesitamos saciarlo. La superficialidad se encuentra en los deseos, que nos llevan a hacer para tener, siempre buscando más, pero olvidando lo que somos.  Equivocadamente, muchos individuos tratan de encontrase a si mismos solo a través de esta ruta.
Basta recorrer un poco para encontrarnos con cuerpos muy bien vestidos y almas desnudas. Nos sorprende cuando alguien que es reflejo de “éxito”, según la concepción común, nos deja ver su pobre y mutilado lado humano, social y espiritual. Es triste, pero cada vez más las sociedades  se llenan de esos individuos que mencionaba el escritor irlandés Oscar Wilde, que “saben el precio de todo, pero el valor de nada”, que buscan la marca y la etiqueta para poder otorgar valor, porque no ven más allá de esos dos elementos.
Es un hecho que la prosperidad sin conciencia, distorsiona y finalmente disuelve las relaciones contribuyendo a debilitar parejas y familias, y finalmente sociedades.
Expresaba con preocupación un autor anónimo, que “Los gimnasios se llenan y las librerías se vacían. Creando generaciones en forma y sin nada que decir”. El reconocido José Saramago, escritor portugués y Premio Nobel de Literatura (1998), comentaba: "Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio, que es bueno para mi salud. Pero nunca he oído a nadie decirle a un deportista: tienes que leer".
Es difícil sentirse satisfecho y contento, encontrar momentos de paz,  en una sociedad donde todos los días aparece un nuevo objeto de deseo. La tecnología de apenas ayer, ya está obsoleta hoy.  La gente corre tras ese nuevo juguete tecnológico, no necesariamente en busca del juguete, sino en busca de un sentido a su existencia. “No hay mayor desgracia que no saber contentarse” nos decía el filósofo chino Lao Tzu.

Junio 19, 2015.

Miguel A. Terán
Psicología, filosofía y coaching.
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española).


0 comments :

Publicar un comentario