REFLEXIÓN DEL DÍA (Viernes 29 de Mayo de 2015)‏

on viernes, 29 de mayo de 2015
“Las obras importantes no resultan tanto de un gran esfuerzo como de una acumulación de pequeños esfuerzos”.
Johann Wolfgang von Goethe (1749 – 1832). Poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán.

REFLEXIÓN: El escritor inglés Samuel Johnson complementa la frase de Goethe  diciendo “Las grandes obras son hechas no con la fuerza, sino con la perseverancia”. También se ha dicho, por muchos años, que el éxito es la suma de pequeños esfuerzos que repetimos cada día. El poeta griego Hesíodo afirmaba “Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho”. 
Un proverbio árabe, tomando como referencia esa vieja arma de cuero llamada “honda”, utilizada en el pasado para lanzar piedras con violencia,  dice que “Quien se empeña en pegarle una pedrada a la Luna no lo conseguirá, pero terminará sabiendo manejar la honda”. El mismo Goethe decía “Sin prisa, pero sin descanso”. 
La expresión “Sumar pequeños esfuerzos” hace referencia a ese construir poco a poco. Algunos objetivos y metas requieren más esfuerzo que otros, pero siempre exigen constancia. Los logros deportivos, el ahorro y otros son resultado de ese diario esfuerzo y dedicación. 
Al pasar el tiempo, por errores, omisiones o descuidos vamos deteriorando cosas, relaciones, procesos y mucho más, para luego pretender repararlas por la “vía rápida”, cuando sin duda requerirán tiempo para lograrlo. De similar manera, muchos proyectos o cambios en la vida pretendemos hacerlos de la noche a la mañana, sin entender que son procesos y, por tanto,  además de esfuerzo, requieren tiempo. 
La constancia de esfuerzos y el paso del tiempo permiten consolidar y madurar los logros. Muchas fortunas, habidas  y –especialmente-  mal habidas, de la noche a la mañana, no son sustentables en el tiempo o llegan a ocasionar daños a sus propios poseedores,  porque les ha faltado –precisamente- tiempo, argumentos, razones y filosofía para construirlas, desarrollarlas y solidificarlas con sanos principios y valores. 
Con la prisa de nuestra época, se nos venden “resultados inmediatos”. Podríamos afirmar que evitaríamos muchas cirugías estéticas con la debida constancia -de nuestra parte- para seguir un adecuado régimen de dieta y ejercicio. “El éxito está en no pretender resolver el problema de tu vida en un momento”, nos recuerda un autor anónimo. 
El filósofo y escritor español Miguel de Unamuno, reconocía que “El modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura”. Y el Emperador francés Napoleón I, expresaba que “La victoria pertenece al más perseverante”.
Recordemos, que tanto lo bueno como lo malo, se consolida en el tiempo con lo que ocurre o deja de ocurrir en el día a día.
Es importante tomar conciencia que las pequeñas decisiones, esfuerzos y acciones  de cada día hacen diferencia significativa en los resultados de nuestra vida, casi más que las grandes decisiones, esfuerzos y acciones.  

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española).


0 comments :

Publicar un comentario