REFLEXIÓN DEL DÍA (Jueves 28 de Mayo de 2015)

on jueves, 28 de mayo de 2015
"Que tu pensamiento no rebase el tiempo presente; he aquí el secreto de la paz"
Omar Khayyám (1048-1131). Matemático, astrónomo y poeta persa.

REFLEXIÓN: Es un hecho que nuestros mayores problemas aparecerán al salirnos del tiempo presente, bien para recordar el pasado o para imaginarnos el futuro. El riesgo que corremos,  es que en esa visita al pasado nos llenemos de reproches por lo que hicimos o dejamos de hacer, y que ello nos deprima. O que la nostalgia por lo que fuimos o tuvimos nos estanque añorando aquellos momentos. El otro riesgo, es que al visitar el futuro  las incertidumbres, expectativas y miedos  nos llenen de angustias. 
En ambos casos, tanto el pasado como el futuro roban parte de la energía que requerimos en el presente. Son muchos quienes dedican valioso e irrecuperable tiempo fuera del presente. El compositor cantante británico John Lennon consideraba que “Algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora”. 
El escritor francés Gustave Flaubert  afirmaba  “El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He ahí por qué se nos escapa el presente”. Podríamos considerar que existe cierta adicción por huir del presente y dedicarnos a recordar o a soñar. En muchos casos, el presente podría ser difícil, duro o complicado, pero no enfrentarlo, añorando el pasado o soñando con el futuro no resuelve las necesidades o problemas del presente. El reconocido psicólogo Abraham Maslow, quien dejó imperecedera huella en la psicología humanista, expresaba que  "La habilidad de estar en el momento presente es el mayor componente de la salud mental". El poeta griego Eurípides, sugería "No desperdicies lágrimas frescas en dolores pasados". 
Pasar las fronteras del presente para trasladarnos hacia el futuro, si bien es cierto que lo hacemos al soñar o planificar, lo cual es válido, también es cierto que generalmente  nos llevará a enfrentarnos con incertidumbres, ya que nadie conoce a ciencia cierta lo que vendrá ni las habilidades, destrezas o recursos que debemos tener, poseer  o requerir para movernos en ese tiempo. Temores y miedos a la enfermedad, a las carencias, a la soledad y a la muerte, han sido reconocidos por años -en diversas culturas- como componentes del miedo al futuro. 
Pasar esa frontera, para trasladarnos al pasado también tiene sus riesgos. Del pasado lo valioso son las vivencias y experiencias, así como los aprendizajes que podemos obtener de éstas, luego de reflexionarlas, para lograr los necesarios cambios en nuestra vida presente. Después de visitar el pasado –en algunos casos- será necesario reconciliarnos con los otros, con nuestras vivencias y con nosotros mismos, buscando el perdón que requerido para alcanzar nuestra paz interna. 
Esa paz interna requiere paciencia, armonía, balance, equilibrio, compasión  y silencio, y todo ello, solo se puede conseguir viviendo en el momento presente. Tal vez, debemos  cerrar algunos capítulos en el pasado, pero la paz es un resultado de nuestra actuación en el presente. El escritor irlandés de espiritualidad, Emmet Fox afirmaba que "El arte de la vida es vivir en el momento presente". 
Permanecer y hablar continuamente del pasado, nos saca del presente, y un autor anónimo no recuerda "Si continúas hablando sobre lo que hiciste ayer, no tendrás tiempo para hacer nada hoy". En el otro extremo, pasar la vida soñando con el futuro o planificándolo, también nos ubica fuera del tiempo real. El reconocido escritor estadounidense Wayne W. Dyer recomienda “Valora el momento presente. Aférrate a cada momento de tu vida y saboréalo”. 
Por su parte, el Maestro espiritual Osho decía "Cuando estás en el presente, sin brincar al futuro, el milagro sucede. Estar en el momento presente es el milagro”. Es realidad que vivir cada día con plenitud y conciencia, permite enfocarnos en el aquí y ahora, sin distraernos ni dispersarnos. "La paz viene de adentro, no la busques afuera”, reconocía el sabio Buda. Sin despreciar ni el pasado ni el futuro, nuestra realidad está en nuestro aquí y ahora, está en el presente. Salgamos del presente solo lo necesario para no perder nuestra paz. 

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia + RAE (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española).


0 comments :

Publicar un comentario