REFLEXIÓN DEL DÍA (Miércoles 29 de Abril de 2015)

on martes, 28 de abril de 2015
“No pienses como yo, pero respeta que yo piense diferente”.
Autor Anónimo.

REFLEXIÓN: En un mundo globalizado, cargado de datos e información, existen  múltiples alternativas u opciones que harían imposible pretender que todos pensemos igual. Es un hecho que las raíces culturales, los valores, las experiencias, creencias y paradigmas,  individuales y colectivas, así como innumerables elementos y variables personales nos delinean y dan forma como individuos de la misma raza humana, pero diferentes en muchos otros sentidos. 
Es importante tener claro que los principios básicos que deben regir nuestra presencia en la tierra son universales. Principios tales como el derecho a la libertad, a la vida, al bien común, a la educación, a la salud, a la paz y otros, deben tener vigencia y presencia, más allá de temas e intereses culturales, religiosos, políticos, económicos y sociales. 
En cuanto a los valores, éstos  están más influidos por temas culturales y, por ello, varían entre individuos y sociedades. Es un hecho, que en muchas oportunidades no nos entendemos ni a nosotros mismo. “Encuentro tanta diferencia entre yo y yo mismo como entre yo y los demás” decía el escritor y filósofo francés Michel de Montaigne. 
Ser flexible, sin sujetarse a normas, dogmas o paradigmas, es condición imprescindible para lograr la necesaria empatía que nos permita ponernos en el lugar del otro, comprendiendo o intentando comprenderlo  desde su perspectiva, no desde la nuestra. 
A quienes tiene la posibilidad de dirigir a otros, expresaba el sacerdote y predicador francés Herni Dominique Lacordaire “Para gobernar se precisa firmeza, pero también mucha flexibilidad y paciencia”. Entender que existen innumerables alternativas y que la nuestra es solo una de ellas.

Otro aspecto clave a controlar y dosificar, para poder comprender a otros,  son nuestras expectativas. Al respecto, refería el Maestro espiritual bengalí Sri Chinmoy que “La paz comienza cuando terminan las expectativas”. Si vivimos en función de las expectativas que otro tiene de nosotros, en realidad no vivimos. “No estoy en este mundo para vivir conforme a tus expectativas y tú no estás en este mundo para vivir conforme a las mías”, expresaba el Maestro de las Artes Marciales Bruce Lee. 
El problema, planteaba San Francisco de Sales  es que “En nosotros todo lo excusamos; en los prójimos, nada; queremos vender caro y comprar barato”. Por su parte, el ex Presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy, planteaba “Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas”, que tengan cabida diferentes puntos de vista. Expresaba el consultor, escritor y orador Stephen Covey, que “Cada parte se considera virtuosa y racional, al tiempo que cree que la otra carece de virtud o de sentido común”. El mismo Covey planteaba “Quienes piensan en dos alternativas solo pueden ver rivalidad, nunca competición sana, se trata siempre de Nosotros contra Ellos”, y la verdad es que casi siempre hay más opciones. 
Reforzando lo referido en el primer párrafo, en cuanto a la forma en que pensamos, resulta imposible considerar que todos lo hagamos de la misma manera. La razón para ese pensar y actuar diferente es que cada uno de nosotros tiene diferente historia personal, experiencia, creencias, paradigmas, situación económica, condiciones personales y familiares, posibilidades, educación, perspectivas, sueños y mucho más. 
Literalmente, nadie tiene similar condición a otro, como para intentar convencer a ese otro. Planteaba el escritor portugués y Premio Nobel de Literatura (1998) José Saramago “He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro”. 
Los parámetros y puntos de vista han cambiado tanto, que para algunos ya no existe diferencia entre lo normal y lo anormal. Vemos todo conflicto en dos dimensiones, yo y él o ella, nosotros y ellos, yo y ustedes; y allí quedamos todos atrapados, girando en círculos. Comprender otros puntos de vista exige hacerlo desde una perspectiva más amplia y cercana al otro. Es indispensable alcanzar esa cercanía y entendimiento  para lograr transitar juntos, felices y en paz.   

Miguel A. Terán
Blog: www. miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach (Se agradecen los Like o Me Gusta a esta página)
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.


0 comments :

Publicar un comentario