REFLEXIÓN DEL DÍA (Martes 07 de Abril de 2015)‏

on lunes, 6 de abril de 2015
“No hay atascos ni embotellamientos de tráfico a lo largo de la milla extra”.
Roger Staubach (n. 1942). Empresario y legendario jugador de futbol americano

REFLEXIÓN: La razón para no encontrar ni atascos ni embotellamientos durante el recorrido de la milla extra, es que la mayoría de las personas llegan hasta el recorrido normal, sin hacer ese esfuerzo adicional. Hacer lo que todos hacen no representará una diferencia en nuestras recompensas y logros. El reto es dar ese extra para que nuestra presencia y acción sean parte de la diferencia.  Parece lógico que el  recorrido de la milla extra transcurra sin congestión, porque ya muchos se han retirado del trayecto. 
“Haz lo necesario para alcanzar tu más ardiente deseo, y acabarás lográndolo”, nos dijo el compositor y músico alemán Ludwig van Beethoven. Pero es importante tener presente que “hacer lo necesario” tiene sus límites, regidos por los principios, valores y normas aceptados. No podemos ni debemos  alcanzar nuestros  deseos llevándonos  –literalmente – a todos por delante.  
Es necesario tener cuidado que esa milla extra no se convierta en obsesión, en una meta que pretendemos alcanzar sin límites. Es bueno tener un cuerpo saludable, tal vez atlético, bien formado, resultado de una adecuada alimentación y ejercicio, pero pretender mejorarlo cada día como un impulso irresistible terminará haciéndonos daño en muchos aspectos. 
Esa milla extra en algunos temas sociales, religiosos, de salud, de trabajo o negocio, es válida y necesaria para hacer una diferencia; sin embargo, recorrerla de manera fanática, puede despersonalizarnos, quitándonos la identidad propia y el carácter, mientras tomamos el tema como una cruzada. Recordemos las palabras del filósofo español  Jorge Santayana: “El fanatismo consiste en redoblar el esfuerzo cuando has olvidado el fin”. 
Ese esfuerzo extra  físico, psicológico o de espíritu, para alcanzar esos logros extraordinarios, requiere de compromiso y voluntad, para mantener la necesaria constancia y no solo llegar hasta donde todos llegan, sino ir un poco más allá. Sin prisa, pero sin descanso, decía Johann W. Goethe. Tristemente, cantidad de esfuerzos para lograr la milla extra, lejos de ser valorados por otros, son envidiados, porque muchas veces no se ven ni reconocen los sacrificios hechos para esos logros. 
El famoso historiador romano Tito Livio decía que “Cualquier esfuerzo resulta ligero con el hábito”. Hacer de un hábito ese extra en todo lo bueno que hacemos  siempre será útil. Esa milla extra no permite atajos, porque tal cual refirió el consultor, escritor y orador estadounidense Stephen R. Covey: “Vivimos en una sociedad moderna a la cual le agradan las técnicas que proporcionan atajos. No obstante, no se llega  a la calidad de vida tomando un atajo”. 
Tampoco se trata de velocidad, de hacer el recorrido en el menor tiempo; por lo contrario,  se trata de aprovechar el recorrido y sus experiencias para crecer y desarrollarnos, todo en su debido tiempo. Tengamos presente, que el verdadero éxito dependerá de la persona en quien nos transformamos mientras lo buscamos. 
En la vida es necesario definir el recorrido que queremos hacer, y tan importante es iniciarlo a tiempo, como precisar desde el principio dónde deseamos detenernos. La razón es simple, la milla extra puede significar una diferencia  importante en nuestra vida, en lo profesional o económico, pero tratar de recorrer otra milla extra adicional, ya puede contribuir a que perdamos nuestro foco u orientación. 
En muchos casos, pretender alcanzar  esa milla extra, si bien es cierto que representa un logro en algunos aspectos, también podría tener consecuencias nefastas en otros aspectos de la vida, tales como pareja, familia, salud, etcétera; por ello, requerimos adecuado criterio para decidir –con sabiduría- cuándo recorrerla y cuándo detenernos.  El físico y empresario japonés, cofundador de la empresa Sony,  Akio Morita,  afirmaba que “Saber cuándo detenerse o continuar es la clave del éxito”.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPARTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.

“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.        

0 comments :

Publicar un comentario