REFLEXIÓN DEL DÍA (Jueves 16 de Abril de 2015)‏

on jueves, 16 de abril de 2015
“En la esperanza de alcanzar la luna, dejamos de ver las flores que nacen a nuestros pies”.
Albert Schweitzer (1876-1965). Médico y filósofo alemán. Premio Nobel de la Paz (1952)

REFLEXIÓN: Buena parte de la vida se nos va mientras estamos absortos o entregados en la búsqueda de algo o alguien, que muchas veces ni siquiera hemos definido con precisión. La indefinición de esa meta o búsqueda de vida –porque no siempre es algo tan preciso como alcanzar la luna- nos impide saber en qué momento la hemos logrado, de manera tal que podemos buscarla por siempre, mientras se nos escapan otras muchas cosas, personas y momentos.     
Es una realidad que la vida es lo que pasa mientras estamos ocupados tratando de entenderla o haciendo otras cosas. Soñamos con el momento en que lograremos lo que deseamos, pero mientras tanto, el tiempo pasa llevando con él nuestros sueños, ilusiones y la vida misma. 
En esa búsqueda para satisfacer deseos, llevándolos al extremo corremos el riesgo que  “Cuando esos deseos se hagan realidad, habremos destruido muchos de nuestros sueños”, según lo expresó el cantante, compositor y actor Marilyn Manson. También debemos ser cuidadosos con el tipo de persona en quien nos convertimos mientras buscamos satisfacer esos deseos.  “En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser”, decía el dramaturgo, poeta y actor inglés William Shakespeare. 
El deseo y anhelo, nos llenan de esperanzas, mientras soñamos con poseer y disfrutar ese objeto de deseo. Cometemos el error de dar por garantizado lo que ya creemos tener, hasta el punto que dejamos de atenderlo, disfrutarlo y cuidarlo, porque ya no lo vemos, ni quizá sentimos, porque nuestra mirada cambió hacia un horizonte muchas veces indefinido. 
Nos olvidamos que la vida son momentos. Y tal cual, refería el estadista y científico estadounidense Benjamin Franklin  “Un hoy vale por dos mañanas”. Por su parte, el escritor español Francisco de Quevedo afirmaba “Lo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco más”. 
Ese deseo siempre permanece insatisfecho, aunque obtengamos resultados; porque es éste quien nos obliga a continuar en la búsqueda inagotable, a visualizar siempre alguna meta más que debemos alcanzar. “La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy”, decía el filósofo Séneca. 
Si miras a tu alrededor, por difíciles que sean las circunstancias,  encontraras bendiciones en tu vida y motivos, algunos aparentemente insignificantes, para ser feliz. Nos hemos acostumbrado a ver con tantas limitaciones,  que el escritor ruso León Tolstoi, planteaba que “Cruzamos el bosque y solo vemos leña para el fuego”. Disfrutemos más lo que tenemos y preocupémonos menos por lo que nos falta.


Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPARTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona, aprende y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.


0 comments :

Publicar un comentario