REFLEXIÓN DEL DÍA (Viernes 17 de Abril de 2015)‏

on viernes, 17 de abril de 2015
"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota"
Madre Teresa de Calcuta (1910-1997). Misionera católica. Premio Nobel de la Paz (1979).

REFLEXIÓN: En innumerables oportunidades, no otorgamos el debido valor a lo que hacemos o podemos hacer, juzgamos –anticipadamente- como poco importante, intrascendente o inútil, nuestras acciones o aportes, saboteándonos la posibilidad de hacer alguna diferencia para nosotros, para alguien, para otros o en algo.  Se dice que al final de la vida, las personas en su lecho de muerte se arrepienten más de lo que no hicieron que de lo que hicieron.   
“No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena”, expresó el pastor bautista estadounidense y luchador por el Movimiento de los Derechos Civiles, Martin Luther King. Es realidad, que algunas personas, ante el reto de ser esa gota en el mar, prefieren la comodidad y el confort temporal de no hacer nada, para lo cual siempre habrá una “válida” justificación. 
Equivocadamente consideramos que para hacer la diferencia debemos disponer o contar con tiempo, poder o dinero, tal vez y mejor si tenemos todos los anteriores, pero lo cierto es que  desde nuestra trinchera, por pequeña que ésta sea podemos hacer diferencia de muchas maneras.  Son demasiadas las personas que tienen todos esos recursos y no hacen nada, ni siquiera por ellos mismos. El sabio Buda decía "Si cada día coges un puñado de arena, formarás una montaña" 
Un autor anónimo expresaba que “Hay una gran diferencia entre: hacer lo posible y hacerlo posible”. Los “No sé” y los “No puedo”, nos limitan, impidiendo por anticipado la oportunidad de aprender, de intentarlo y contribuir. 
Para bien o para mal todo lo que hacemos tiene impacto y resultado; por tanto,  el neutro no existe en la vida humana y social; quizá únicamente en los fenómenos eléctricos y químicos, aunque también se hace referencia a verbos neutros. Ser indiferente, por ejemplo, en la política, no nos exonera o exime de los resultados y consecuencias de un mal gobierno. Hasta el silencio es cómplice. 
El clérigo y pacifista sudafricano, Desmond Tutu,  Premio Nobel de la Paz (1984),  afirma "Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor". En la crianza de nuestros hijos no existen enseñanzas neutras, por ello, lo que hacemos o no hacemos, los educa o los mal educa. Algunas veces impedimos a otros intentarlo, cortándoles la iniciativa con nuestras creencias y paradigmas. Decía Thomas Alva Edison que "Los que piensan que es imposible, no deberían molestar a los que lo estamos intentando”.
El escritor español Félix María de Samaniego afirmaba “Prestad auxilio si queréis hallarlo”. Es un hecho que debemos ayudar a otros para poder esperar que la vida nos retribuya de la misma manera, porque nunca sabemos cuándo nos tocará a nosotros. 
En innumerables oportunidades, el efecto está tan separado de la causa, tanto en distancia como en tiempo, que nos cuesta asociar y encontrar la causa para el efecto o consecuencia que ahora vivimos o sufrimos. Nos preguntamos, sin encontrar respuesta,  por qué ocurre algo o porqué hemos obtenido algún resultado en particular, sin recordar nuestro aporte y contribución. 
Siempre podemos ser parte de la solución o parte del problema. Debemos tener el compromiso y convicción que podemos y hacemos la diferencia, para bien o para mal. Completemos el mar con nuestra gota, con nuestro aporte y participación.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPARTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona, aprende y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.

0 comments :

Publicar un comentario