REFLEXIÓN DEL DÍA (Miércoles 01 de Abril de 2015)‏

on martes, 31 de marzo de 2015
“El dinero son números y los números nunca finalizan. Si se necesita dinero para ser feliz nuestra búsqueda de la felicidad nunca acabara”.
Robert N. Marley “Bob Marley” (1945-1981). Músico, guitarrista y compositor jamaiquino

REFLEXIÓN: Asociamos lo que hacemos y tenemos con lo que somos, pero no siempre es cierto, aunque un viejo refrán pretende recordarnos que “tanto tenemos tanto valemos”. Parecen oportunas –para entender mejor el tema- las palabras del psicólogo y filósofo de origen alemán, Eric Fromm, cuando afirmó y se preguntó: "Si soy lo que tengo y lo que tengo lo pierdo, entonces ¿Quién soy?”.
El escritor francés Alejandro Dumas (hijo), recomendaba “No estimar el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo”. Cuando lo valoramos en exceso, llega a poseernos y se hacen ciertas  las palabras del estadista y científico estadounidense Benjamin Franklin, quien dijo: “De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero”.
Es innegable que el dinero es útil y necesario, pero también parece cierto, luego de ver tantos casos a nuestro alrededor, que “Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae”, como bien expresó el filósofo chino Confucio, hace más de dos milenios.
A innumerables individuos el dinero les atrapa de tal manera, que la vida se les va luchando para obtenerlo, acumularlo y finalmente cuidándolo por miedo a perderlo. Ese mismo temor a perderlo impide,  a quien lo posee,  disfrutarlo.  Pero la realidad es que “La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión”, tal cual afirmó el filósofo griego Aristóteles, también muchos siglos atrás.
“No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea”, planteaba el filósofo Séneca. Es ese incontrolable deseo de poseer más, de sentir que no es suficiente lo que tenemos para un futuro lleno de miedos, temores e incertidumbre, lo que nos seca el corazón y el alma, hurtándonos  la paz y alejándonos de la felicidad.
Por su parte, el Maestro Espiritual Dalái Lama, deja un interesante y completo punto de vista, cuando se pregunta ¿Qué es lo que más me sorprende de la Humanidad?, respondiéndose: Que perdemos la salud para acumular dinero. Después perdemos el dinero para recuperar la salud. Y por pensar ansiosamente en el futuro, olvidamos el presente de tal forma que acabamos por no vivir ni en el presente, ni en el futuro. Y vivimos como si nunca fuésemos a morir. Y morimos como si nunca hubiésemos vivido.
El también filósofo griego Platón, afirmaba que “La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”. Porque es cierto que “La riqueza es como el agua salada; cuanto más se bebe, más sed da”, tal y como lo expresaba el filósofo alemán Arthur Schopenhauer. A través del tiempo, muchos sabios y pensadores han  llegado a reconocer al dinero como una nueva forma de esclavitud.
“Solo es pobre aquel que siempre desea más”, decía el poeta español, Mariano Aguiló.  En ese querer y desear más y más, olvidamos disfrutar lo que hemos conseguido y estamos más preocupados buscando lo que aún nos falta, que quizá nunca encontraremos, porque cada día el objetivo es superior. Al respecto el pensador francés Luc de Clapiers decía “No es verdad que se haya hecho fortuna cuando no se sabe disfrutar de ella”. Pero lo cierto parece ser que “Hasta que no estés en paz con lo que eres, nunca estarás contento con lo que tienes”, tal cual lo expresó la escritora Doris Mortman.
Enseñemos a nuestros hijos el valor de las personas, el esfuerzo y las cosas, enseñémosles a vivir en valores, para que no solo se preocupen por el precio, ya que no todo en la vida tiene una etiqueta y –definitivamente – lo que realmente vale en la vida no tiene precio.

Miguel A. Terán

Blog: www. miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web (dreamstime.com)
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPARTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario