REFLEXIÓN DEL DÍA (Martes 24 de Marzo de 2015)‏

on lunes, 23 de marzo de 2015
“Existen personas que inspiran y existen personas que secan. Escojamos sabiamente a quienes nos acompañan”.
Hans F Hansen (n. 1975). Exjugador escandinavo de fútbol.

REFLEXIÓN: Si bien es cierto que debemos estar claros que nadie tiene la libertad ni de inspirarnos ni de secarnos, es válido reconocer que tienen la posibilidad de hacerlo, sí y solo sí nosotros mismos lo permitimos.
Es por ello, que algunas personas sirven de inspiración a otras, pero no a todas. Lo mismo ocurre con quien escoge dejarse guiar por alguien que le secará, fue su decisión no su obligación, porque –en la práctica- ese vampiro no logrará convencer a todos con sus palabras ni sus acciones. 
“Recuerda que nadie te puede hacer sentir inferior sin tu consentimiento”, expresaba quien fue la Primera Dama estadounidense Eleanor Roosevelt. 
El político y reformador educativo estadounidense Horace Mann afirmaba que “El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar o dar forma a un hierro frío”, difícilmente lo logrará. El maestro debe motivar e inspirar para lograr el verdadero aprendizaje. “La clave de la educación no es enseñar, es despertar” decía el filósofo y escritor francés Ernest Renan. 
También hay quienes secan “inspirando”, pero inspirando lástima.  Manipulan de diferente manera logrando atraer víctimas. Existen quienes tienen un problema –o más de uno - para cada solución. Aquel que siempre ve el vaso de agua medio vacío. No puede inspirar quien tiene el fracaso de manera permanente en su mente, corazón y en sus palabras. 
El Maestro espiritual Dalái Lama recomienda “Deja ir a personas que solo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un lugar para echar su basura, procura que no sea en tu mente”. 
Tengamos presente, que de alguna manera somos un poco las personas de quienes nos rodeamos, para bien o para mal. El fundador de budismo, Buda, consideraba que “La mente es todo. Te conviertes en lo que piensas”. 
Preocupémonos más por ser auténticos y menos por solo brillar, de manera tal que seamos inspiración para otros, por nuestro compromiso y buenas obras. Ayudemos a quien está vacío por dentro, para que se llene de inspiración y consiga su horizonte y su propio camino. En similar idea, Albert Einstein  nos decía “No te esfuerces por ser exitoso, más bien por ser de valor”. 
Tratemos de llevar una vida armónica, balanceada y equilibrada en todos los aspectos, para poder estar en paz con nosotros mismos, transmitiendo paz y apoyo a los demás.  


Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO

Nota: imagen extraída de la web

0 comments :

Publicar un comentario