REFLEXIÓN DEL DÍA (Martes 17 de Marzo de 2015)

on lunes, 16 de marzo de 2015
“Si hallas un camino sin obstáculos, lo más probable es que no te lleve a ninguna parte”.
Frank Clark (1860 – 1936). Abogado y político estadounidense

REFLEXIÓN: Un proverbio árabe dice “Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría”. Una senda o camino fácil puede hacer de nosotros individuos mediocres y cómodos, sin capacidad ante la frustración. Por el contrario, un camino de retos y tropiezos nos permite madurar, cambiar y crecer. Ese transitar entre altas y bajas, entre dificultades y logros, entre triunfos y fracasos debe dejarnos valiosa experiencia.
Tenemos el reto de convertir esa experiencia en aprendizaje. Recordando las palabras Laurence J. Peter, el creador del Principio de Peter, cuando dijo: “Solo una cosa es más dolorosa que aprender de la experiencia, y es, no aprender de la experiencia”. Tengamos presente, que “Si estás cómodo, no estás creciendo”.
El industrial estadounidense Henry Ford, consideraba que “Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta”. Y es cierto que comenzamos a ver y a rumiar los “peros” que están a la orilla del camino, tentándonos para que desistamos de nuestro sueño, objetivo o meta. Por su parte, la escritora española Concepción Arenal decía “Cuanto más se dividen los obstáculos son más fáciles de vencer”, planteando una interesante y válida forma de “divide y vencerás”, para superar las dificultades, impedimentos o inconvenientes que debemos enfrentar.  
Mientras el dramaturgo, humorista y comediógrafo francés Jean-Baptiste Poquelin, llamado “Moliére”, afirmaba que “Cuanto más grande es el obstáculo, mayor la gloria de haberlo superado”. Y el escritor argentino Jorge Luis Borges, consideraba que “Hay derrotas que tienen más dignidad que la misma victoria”. En ambos casos, está planteada la lucha para superar las dificultades.
Es realidad que innumerables obstáculos están solo en nuestra mente. Y por ello, la lucha debe comenzar dentro de nosotros mismos, decía el poeta inglés Robert Browning. Un obstáculo común es pretender verlo todo con claridad antes de decidir, y tal cual reconocía  el filósofo suizo Henry-Frédéric Amiel,  nunca nos decidimos. Pretender tener todo bajo control, no es buena opción, porque corremos el riesgo de quedar atrapados en la “parálisis por análisis”.
Es necesario tener un sueño para iniciar el recorrido y establecer el compromiso requerido para continuar en la ruta hasta alcanzarlo, siempre y cuando no pierda validez o sentido por el camino. Se reconoce que no debemos pedir a Dios que nos aligere el peso de la vida, sino que nos dé fuerza para llevarlo. Recordemos que lo que realmente importa es lo que sucede en nosotros no lo que nos sucede a nosotros. La diferencia, entre una evaluación positiva o una negativa de la experiencia  es la forma en que interpretamos la experiencia que hemos vivido.

Miguel A. Terán
Blog: www. miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPARTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario