REFLEXIÓN DEL DÍA (Jueves 19 de Febrero de 2015)‏

on miércoles, 18 de febrero de 2015
“No quiero que me vendan sueños ajenos, sino sencillamente que se cumplan los míos”.
Mario Benedetti (1920-2009) Escritor y poeta uruguayo.

REFLEXIÓN: Son absolutamente ciertas las palabras del fallecido empresario Steve Jobs, cuando dijo: "Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos". Por supuesto, es válido acompañar y apoyar a otros en sus sueños, mientras –en paralelo - nos esforzamos preparándonos, definiendo y luchando para alcanzar los nuestros. Algunas veces los sueños del otro se complementan con los nuestros y viceversa.
Sin embargo, también es cierto que corremos el riesgo de habituamos a ser parte de los sueños de otros. En no pocas oportunidades ocurre que los primeros que pretenden  vivir sus sueños –no cumplidos – a través de nosotros, son nuestros propios padres; sin duda, que detrás de sus sueños está todo el amor y los mejores deseos para nosotros, pero son sus sueños, no lo nuestros. Lo más sano es que se nos guíe para definir y buscar los nuestros, no para convencernos de los suyos.  
Ocurre que desde pequeños, mientras que nuestro sueño es ser niños y adolescentes, nos priorizan el de nuestros padres, maestros y la sociedad para ser un alumno brillante, o el de nuestros padres y entrenadores para ser un deportista olímpico. Algunas veces tenemos que cargar con esos sueños asignados por años, como pesadas cargas, cuando nuestra verdadera vocación y sueños eran y –tal vez- aún son otros. Se sabe de buenos y brillantes profesionales que luego de años de ejercicio en sus carreras dan vuelta a su vida profesional, pasando de administradores a estudiar medicina, de ingenieros a Chef, de contadores a consultores humanos y otros cambios aún más extremos. Muchos manifiestan que siempre fue su pasión, aunque debieron tomar otro rumbo.
En una sociedad basada en el mercadeo y el comercio, parece obvia la venta y oferta de sueños de todo tipo, y siempre estará presente el riesgo de aceptarlos y comprarlos, aunque en innumerables oportunidades se convertirán en pesadillas. Muchas veces el tiempo y la vida, que son lo mismo, se nos van batallando  las pesadillas que hemos creado y no en la construcción de nuestros  sueños. El actor, escritor y dramaturgo británico  Sir Peter Alexander Ustinov, consideraba que  “Desafortunadamente, el equilibrio de la naturaleza estipula que la super-abundancia de sueños se paga con el aumento de las pesadillas”.
No basta con pensar y cargarnos de optimismo para alcanzar los sueños, porque los sueños debemos bregarlos, preparándonos y luchando para superar los retos y  dificultades, hasta  hacerlos realidad. Sin embargo,  nos son pocas las oportunidades en que las personas se obsesionan con algunos sueños y la vida se les va mientras corren tras éstos. El filósofo y escritor francés Jean Paul Sartre decía  “Soñar en teoría, es vivir un poco, pero vivir soñando es no existir”.
Aunque sean mis propios sueños debo ponerles un límite alcanzable y saber cuándo detener su búsqueda. El famoso Marshall Bruce Mathers III, rapero, productor discográfico y actor estadounidense, conocido por su nombre artístico como Eminem, expresó “Hay que tener cuidado con lo que deseas. Siempre deseé y esperaba esto, pero casi se convierte más en una pesadilla que en un sueño”. Algo similar expresa la cantante mexicana y ganadora de un Premio Grammy Latino Annatell: “Ser cantante era el sueño de mi vida, ahora es una pesadilla”.
“He tenido sueños y he tenido pesadillas, pero he vencido a mis pesadillas gracias a mis sueños” decía el investigador estadounidense, Dr. Jonas Eduard Salk, reconocido por el descubrimiento y desarrollo de la primera vacuna contra la poliomielitis. Un aspecto interesante en la historia del Dr. Salk, quedó plasmado en  la Revista The Economist, referida en Wikipedia, donde se demuestra que su sueño era superior a cualquier interés o beneficio personal: “Cuando le preguntaron en una entrevista televisiva quién poseía la patente de la vacuna, el Dr. Salk respondió: "No hay patente. ¿Se puede patentar el sol?"
Debemos ser no solo los creadores de nuestro sueños, sino sus protagonistas para hacerlos realidad, sin que lleguen a poseernos y nos impidan disfrutar “… intensamente cada momento de la vida…antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos”, tal cual lo expresó Charles Chaplin en un poema atribuido a su autoría.

Miguel A. Terán
Blog: www. miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO

Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPÁRTELA. "Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor".

“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario