LA IMPORTANCIA DE RECONOCER LA EXISTENCIA DEL OTRO

on sábado, 21 de febrero de 2015
Breve Reflexión sobre el Libro de Dr. Stephen R. Covey: “La 3ra Alternativa” (Titulo original en inglés: The 3rd. Alternative)

Por: Miguel A. Terán
Blog: www.miguelterancoach.blogspot.com 
En su último libro, La 3ra. Alternativa, el hoy fallecido consultor, escritor y conferencista Dr. Stephen R. Covey, plantea que “Para resolver los problemas más difíciles que nos presenta la vida, tenemos que cambiar radicalmente nuestra manera de pensar”. 1  Este libro  –sin duda alguna- fue un cierre genial del Dr. Covey a su obra como escritor, que unida a sus otros libros, conferencias y enseñanzas harán de su recuerdo y legado algo imperecedero.
Según lo afirmado por Dr. Covey, estamos acostumbrados a pensar en los conflictos únicamente desde dos perspectivas, mi perspectiva y tu perspectiva. Donde considero que las razones de las mías son absolutamente válidas, justificadas y correctas, y las razones de las tuyas son todo lo contrario. Donde las mías reflejan mi “convicción y firmeza”, mientras que las tuyas solo reflejan tu “ignorancia, fanatismo o testarudez”. En esas extremas perspectivas parece difícil visualizar puntos de encuentro.
Esta forma de ver el mundo y sus circunstancias de manera polarizada ha sido tan común, que generalmente, quienes nos calificamos como más equilibrados terminamos identificándonos con alguna de las dos opciones. “Por eso hay racismo, prejuicios y guerras”. 2 Cada perspectiva tiene raíces o bases sustentadas en  creencias y paradigmas muy concretos, que son parte de la identidad individual y de la cultura colectiva. Por supuesto, no dejan de existir intereses muy particulares de cada lado; la mayoría de las veces, ni siquiera colectivos, sino individuales o grupales.
Llegar a acuerdos o consensos parece imposible. Estos extremos los encontramos en lo político, lo religioso, en las empresas, en las parejas, etcétera. Cuando solo percibo como válida mi posición y perspectiva, decía el Dr. Covey, el único modo de resolver el problema es persuadir al otro para que cambie su paradigma, y si tengo el poder para ello, obligarlo a aceptar mi punto de vista. En esta perspectiva siempre habrá un ganador y un perdedor.
Hacer lo contrario, aceptar el punto de vista del otro, no es garantía de que las cosas marchen mejor o se resuelvan, debido a que –posiblemente- la perspectiva del otro también puede ser incompleta, sesgada o contener errores. Quedará –en todo caso- la sensación de un ganador y un perdedor, y seré yo o seremos nosotros -en esta opción- quienes quedaremos con ese sinsabor. 
Otra opción, podría ser combinar ambas perspectivas y puntos de vista, la mía y la tuya, eso parecería algo mejor, aunque no es garantía de eliminar las diferencias e incompatibilidades. Recordemos que las perspectivas de cada una de las partes involucradas tienen sus propias y particulares raíces –en muchos casos profundas -, así como también particulares intereses.
Pero es aquí donde el Dr. Covey, nos invita a pensar y considerar una alternativa adicional. En lo personal, hubiera sugerido que el libro tuviera el título de  La 4ta. Alternativa, en consideración a que la primera sería la mía, la segunda es la del otro, la tercera es una mixta y la última, es una alternativa que aún o hasta los momentos no había sido considerada.
Pero bien, es la llamada 3ra. Alternativa, bautizada así por su respetable autor. Esta alternativa surge de un proceso de sinergia, palabra que el diccionario define como la “Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales”. La sinergia es el resultado obtenido cuando ambos participantes “…deciden, juntos, ir más allá de cualquier idea preconcebida para alcanzar un gran reto”. 3
El Dr. Covey aclaraba que “Sinergia no es lo mismo que consenso. En el mejor de los casos, en un consenso, uno más uno es igual a uno y medio. Todos pierden algo. En el consenso, ambas partes ceden, pierden, sacrifican posiciones, recursos, intereses y puntos de vista. Sinergia no es resolver un conflicto. Cuando alcanzamos la sinergia, trascendemos el conflicto”. 4 La sinergia es una mejor opción de futuro que mí punto de vista, perspectiva o paradigma, que el del otro o que una solución de consenso.
La palabra sinergia,  según el Dr. Covey, ha sido mal interpretada y peor utilizada. Muchas “mal llamadas” sinergias, especialmente en el mundo empresarial, concluyen en decisiones que afectan a buena parte de los actores involucrados, empleados, clientes y sociedad en general, beneficiando solo a unos pocos.
La naturaleza ofrece grandes ejemplos de verdadera sinergia, donde todos resultan beneficiados. El ejemplo de las aves que vuelan adoptando la formación en V, les permite recorrer casi el doble de las distancias que si lo hiciera cada una por su lado.   
“Las personas sinérgicas no pierden su identidad, sino que combinan sus capacidades con las de otros para producir un resultado mucho mayor que cualquier otra cosa que pudieran lograr por separado”. 5
Al pensar en dos alternativas, la mía y la tuya, no podemos vernos uno al otro como seres humanos, sino como ideologías. Recordemos que siempre hay más alternativas que las dos básicas, que representan los extremos. 
Podemos considerar desde una perspectiva limitada que es imposible llegar a acuerdos con el otro, por diversas razones, pero si el otro existe y ambos somos parte de un todo llamado pareja, familia, equipo, comunidad, sociedad o país, requerimos encontrar alguna forma de hacer viable nuestra relación.
El tema en la manera que lo plantea el Dr. Covey, requiere –como condición indispensable- para que esa alternativa funcione que veamos al otro, reconociendo que existe para poder entenderlo, sentir lo que siente, valorarlo, sensibilizarse con su perspectiva, entender sus razones, ideales y puntos de vista, pudiendo así minimizar el conflicto y maximizar la sinergia. Ello exige mentalidad abierta de nuestra parte, profunda seguridad en nosotros, humanidad y valores.
En una referencia del Dr. Covey al Profesor Clayton M. Christensen, éste último decía que “…la verdadera tarea no consiste en resolver la cuestión en conflicto, sino en modificar el paradigma que condujo al mismo”. 6 No resolver el paradigma, dedicándose solo a atacar o solucionar sus síntomas, implicaría olvidarse temporalmente del problema, para encontrarlo robustecido poco más adelante.  En una analogía con el cuerpo humano, sería como dedicarnos a tomar acetaminofén para reducir la fiebre, sin considerar la respectiva evaluación en busca del proceso bacteriano o viral, que determinará el tipo de antibiótico o tratamiento requerido.  
Es válido un mundo con diferencias, en todo existen, pero es necesario entenderlas sin percibirlas como amenazas ni convertirlas en conflicto, sino en oportunidad para hacer las cosas mejor y construir un futuro diferente. Todo lo expuesto en las líneas anteriores  es apenas un abreboca de lo que sabiamente nos legó el Dr. Covey en su excelente libro La 3ra. Alternativa, que debería ser lectura obligada para quien desea alcanzar mayor conciencia y ampliar horizontes para enfrentar y resolver los problemas más difíciles de la vida.

Covey, Stephen R. (2012). La 3a. Alternativa. Para resolver los problemas más difíciles de la vida. Editorial Paidós, Buenos Aires.


Referencias: 1.) Pág. 20; 2.)  Pág. 23; 3.) Pág. 27; 4.) Pág. 27; 5.) Pág. 29; 6.) Pág. 82

1 comments :

rebo927 dijo...

Gracias Miguel por tu aporte en la solucion de problemas que pueden parecer sin solucion...tu aporte es una excelente alternativa

Publicar un comentario