REFLEXIÓN DEL DÍA (Viernes 23 de Enero de 2015)

on jueves, 22 de enero de 2015
“No son nuestras habilidades las que muestran como somos, sino nuestras elecciones”.
Albus Dumbledore (1881-1996). El personaje Mago de ficción de las novelas de Harry Potter.

REFLEXIÓN: La vida está llena de pequeñas elecciones que tomamos y ejecutamos cada día,  y que no por su tamaño o dimensión podemos descalificarlas o quitarles importancia. El experto en liderazgo, desarrollo personal y autor canadiense Robin S. Sharma afirma que –para bien o para mal - “Pequeñas decisiones conducen, con el tiempo, a grandes consecuencias”. Entonces, es una realidad que elegir implica una responsabilidad –con los otros o con nosotros mismos- que debemos considerar antes de hacerlo y que asumimos una vez tomada y ejecutada la decisión. 
La simple y sencilla decisión de colocar queso a una hamburguesa y escoger la ración de papas grandes, luce pequeña y aparentemente poco importante o trascendente, comparada con otras decisiones de más impacto en el momento; pero esta “diminuta” decisión repetida en el tiempo concluirá aportándonos algunos kilos de más y unas decenas adicionales en nuestros valores de colesterol, que deteriorarán – a mediano plazo- nuestra salud.
Observemos que no es una decisión tan grande como “mudarnos a otro continente”, ni tan complicada como un “divorcio poco amigable” o como “renunciar al trabajo” y quedarnos sin ingresos, pero sus efectos traerán grandes consecuencias, como líneas atrás refirió R. Sharma.   
Entonces, antes de decidir es absolutamente sano considerar las consecuencias de esa decisión. No es adecuada práctica decidir y luego dedicarse a reparar el daño, impacto o problema que resultó de la apresurada decisión. El terapeuta y escritor argentino Jorge Bucay se pregunta “¿El camino que se elige es siempre el correcto?”, para responderse: “Lo correcto está en la elección, no en el acierto”. 
Cuando elegimos estamos escogiendo, prefiriendo a alguien o algo, en lugar de otro alguien o algo. La mayor parte de las veces las decisiones son excluyentes, si tomamos una, desechamos, rechazamos o dejamos fuera la otra alternativa u opción.  En oportunidades, hay quien intenta tomar las dos opciones, lo cual también es una decisión, pero generalmente poco sustentable en el tiempo. 
En cuanto a las habilidades, éstas se ponen en práctica luego que hemos elegido y - en realidad- de poco sirven nuestras habilidades si la elección no fue la correcta. Incluso, podemos contar con habilidades que no aplican como herramientas para dar soporte a algunas elecciones. 
El motivador, autor y entrenador de futbol americano NCAA y la NFL Lou Holtz, plantea que “La habilidad es lo que permite hacer ciertas cosas; la motivación determina lo que se hace y la actitud cuán bien se hace”.   
Nuestras elecciones están bajo la influencia de nuestras reales prioridades que a la vez se basan en nuestros propios paradigmas y creencias. El autor Renny Yagosesky, afirma que “Todo está en nuestras decisiones. El que elige bien, vive bien”. Y Antony Robins, en similar línea de pensamiento, plantea que son nuestras decisiones y no nuestras condiciones lo que determinan nuestro destino. 
Debemos asumir las elecciones que nos corresponde asumir, porque de lo contrario otro decidirá por nosotros.  La vida consiste en tomar opciones. El destino de cada uno de nosotros depende de las opciones que tomamos, dice el mismo Robin Sharma. Las elecciones y decisiones que tomamos nos definen mejor que las palabras que expresamos para describirnos o las habilidades de que disponemos para ejecutarlas.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPÁRTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.

“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.


0 comments :

Publicar un comentario