REFLEXIÓN DEL DÍA (Jueves 22 de Enero de 2015)

on miércoles, 21 de enero de 2015
“El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene”.
Ralph Waldo Emerson (1803-1882) Pensador estadounidense.

REFLEXIÓN: Cuando decido ir en busca del éxito, lo primero que debo hacer es preguntarme y definir ¿Qué es para mí el éxito? En la obra de literatura “Alicia en el país de las Maravillas”, Alicia preguntó al gato “¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?” –“Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar” - respondió el Gato – “No me importa mucho el sitio” -dijo Alicia – “Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes” - dijo el Gato.
Cómo saber cuándo alcanzamos el éxito sino lo hemos definido previamente, cómo saber que ya es el momento de detenerse, “Ahí está el detalle” tal cual la expresión de Mario Moreno “Cantinflas”. Han sido muchos quienes colocan la escalera en la pared  de la vida para subir – y algunos trepar -  en busca del éxito. Años adelante, podemos concluir que han sido “exitosos” subiéndola, pero cometieron el error de colocar la escalera en la pared equivocada. El verdadero y genuino éxito estaba en la otra pared y, algunas veces, parece tarde para comenzar de nuevo.
 Cuando definimos previamente el tipo de éxito que deseamos alcanzar es vital confrontarlo o cotejarlo con nuestros valores, para evitar el riesgo de transformarnos durante el proceso en un ser desconocido y del cual lleguemos a sentir –en nuestra  intimidad y soledad – poca satisfacción y  orgullo. 
Definir el éxito debe servirnos no solo como guía, sino como referencia para saber cuándo lo alcanzamos y cuándo llegó el momento de detenernos, evitando continuar buscando algo que ya no sabremos de qué se trata y que será una búsqueda –sin sentido- que nos hará infelices.  De esa engañosa manera el “éxito” nos hace correr de meta en meta, tal cual la expresión “La carrera de ratas” del autor y consultor estadounidense Robert T. Kiyosaki, que hace referencia al  ratoncito (o hámster) corriendo dentro de una rueda, sin poder salir de ella, tratando de llegar a “algún lugar”.   
El otro aspecto a considerar es la contraparte del éxito, el llamado fracaso. En nuestra vida, los resultados temporales o parciales, de eventos, circunstancias, momentos, decisiones y acciones los juzgamos precipitadamente, catalogándoles de éxitos o fracasos, pero es el paso del tiempo quien ratifica o no nuestra inicial percepción y juicio.  En muchas oportunidades, ese transcurrir del tiempo  demuestra que un “éxito” fue el camino al fracaso  o que un “fracaso” nos llevó al éxito. 
En otras palabras, es el tiempo quien permite juzgar de manera correcta, que fue un éxito o un fracaso en nuestras vidas. Concluyamos, como dijo Albert Einstein, intentando no convertirnos en personas de éxito, sino en personas de valor. El éxito no debe ser un fin en sí mismo, sino simplemente «un medio para» alcanzar otros fines, que nos permitan llevar una vida armónica, balanceada y equilibrada en todos los aspectos. 
No es posible considerarnos exitosos en lo económico o profesional, pero fracasados en lo afectivo, familiar u otro aspecto humano, social o espiritual. Ni es posible obtener -matemáticamente hablando-   un porcentaje de felicidad sumando los diferentes aspectos de nuestra vida y dividiendo para obtener un promedio. 
En cualquier caso, debemos aprender y decidirnos a disfrutar lo que vamos obteniendo en nuestro transitar por cada etapa del camino de la vida.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPÁRTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

1 comments :

Rosa Borneo Aloisio dijo...

Excelente reflexión, estoy de acuerdo en que el tiempo juzgará qué fue un éxito o un fracaso en nuestro transitar por esta vida y me gustó lo que dijo Einstein "intentando no convertirnos en personas de éxito, sino en personas de valor". Gracias Miguel

Publicar un comentario