REFLEXIÓN DEL DÍA (Miércoles 28 de Enero de 2015)

on martes, 27 de enero de 2015
“El no y el sí son breves de decir pero exigen pensar mucho”.
Baltasar Gracián (1601-1658). Escritor español.

REFLEXIÓN: Ambos “Si y No” son pequeños de tamaño, pero grandes en impacto y consecuencias para nuestra vida y las vidas de otros. De la adecuada elección o escogencia entre uno y otro, de un sí o un no al momento de decidir dependerán futuros eventos y circunstancias, que traerán consecuencias y resultados, positivos o negativos, para nuestra vida y las de quienes nos rodean.    
“Quien poco piensa, se equivoca mucho”, expresaba el genial pintor, escultor e inventor italiano Leonardo Da Vinci. Por ello es muy importante pensar antes de expresarnos o de actuar, para evitar o disminuir la probabilidad de equivocarnos. Un proverbio árabe reconoce la importancia de “la palabra expresada” al incluirla entre las cuatro cosas que jamás vuelven: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada. 
El lenguaje es acción, afirma el reconocido sociólogo y filósofo chileno Rafael Echeverría. Expresado  un sí o un no, vendrá una acción que traerá una consecuencia o resultado.   A través de ese sí o no podemos reafirmar nuestra autonomía y personalidad, siempre y cuando no haya sido el resultado de nuestras debilidades e inseguridades. 
El autor y consultor canadiense Robert S. Sharma afirma que “Pequeñas decisiones conducen, con el tiempo, a grandes consecuencias”. Algunos sí y algunos no, elegidos en un momento puntual de nuestra vida, nos acompañarán –para bien o para mal- por muchos años. Muchos de nuestros éxitos o fracasos en la vida, han sido resultado de un sí o un no. 
Buena parte del respeto al cual no hacemos merecedores por parte de los demás, tiene relación con nuestra racionalidad, convicción  y firmeza al expresar un sí o un no. Estos nos ayudan a establecer reglas de vida y a fijar límites, hasta los cuales pueden llegar otras personas, sin sentirnos irrespetados.   
Debemos ser cuidadosos al expresar el sí o el no, para que realmente reflejen nuestra opinión, valores, necesidades, metas y sueños. Es importante que siempre quede claramente expresado, de nuestra parte,  alguno de los dos –o un sí o un no- porque de lo contrario la ausencia de uno podría ser interpretada como la aceptación del otro. Entonces, al no expresar un “no”, la otra parte involucrada en el tema o discusión, puede considerar o interpretar que es un “sí” o viceversa. 
El “sí” conlleva compromiso de nuestra parte, porque a través de él empeñamos  nuestra palabra y nos hacemos merecedores del respeto al cumplir con lo ofrecido. De nada vale dar un sí y adquirir un compromiso, para no ratificarlo cumpliendo. 
Es importante ser cautelosos cuando vamos a tomar una decisión, que implique un sí o un no, porque no necesariamente la decisión que nos resuelve el tema o problema puntual a corto plazo, tiene garantía de éxito en el mediano y largo plazo. Debemos ponderar sus posibles consecuencias, impacto o resultado, tomando el tiempo necesario para evaluarlas antes de decidir, sin presiones de las cuales arrepentirnos más adelante. El riesgo de error consistirá en decir un sí cuando debimos haber dicho no o un no cuando debimos haber dicho sí.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPÁRTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

1 comments :

Rosa Borneo Aloisio dijo...

Reflexión para aprovecharla al máximo, cuantas veces nos ha pasado que decidimos un no cuando era un si y viceversa..."son breves de decir pero hay que pensar mucho"....Asi que esta reflexión hay que tenerla presente y tomarnos el tiempo necesario para decidir un sí o un no. Gracias Miguel Feliz Día

Publicar un comentario