REFLEXIÓN DEL DÍA (Martes 20 de Enero de 2015)

on lunes, 19 de enero de 2015
¿Dónde puedo encontrar una persona gobernada por la razón y no por los hábitos y los deseos?
Khalil Gibran (1883-1931) Ensayista, novelista y poeta libanés.

REFLEXIÓN: Parece una realidad que nos dominan más nuestros hábitos, deseos y emociones que las razones. En numerosas oportunidades pretendemos justificar lo que hacemos o hemos hecho como resultado de nuestras emociones, tratando de quedar libres de pecado. Es usual pedir respeto a nuestros sentimientos, aunque éstos no sean tan inocentes ni inocuos como pretendemos que parezcan. Se hace difícil discutir razones con alguien que se basa en emociones y sentimientos, para justificar deseos y hábitos.
No es nada sencillo sentir y razonar al mismo tiempo, parecen excluyentes. Michel de Montaigne, el escritor y filósofo francés, consideraba que “Nuestro deseo desprecia y abandona lo que tenemos para correr detrás de lo que no tenemos”. Mientras que el filósofo y escritor francés Voltaire aseguraba que “Solo es inmensamente rico aquel que sabe limitar sus deseos”. Hábitos, deseos y emociones –en innumerables oportunidades - constituyen una mezcla explosiva para la toma de decisiones y la ejecución de acciones. 
El reconocido médico e investigador español Santiago Ramón y Cajal, Premio Nobel de Medicina (1906), afirmaba “Razonar y convencer, ¡qué difícil, largo y trabajoso! ¿Sugestionar? ¡Qué fácil, rápido y barato!”. Nos movemos más “empujados” por emociones que por razones, y en muchas ocasiones, hasta nuestras “razones” han sido fabricadas por nuestras emociones. Esto lo saben –sobradamente - todos quienes se lucran con el manejo de las emociones de otros. 
Como todos los extremos parecen ser malos, el escritor irlandés George Bernard Shaw  planteaba que “La razón esclaviza a todos los que no son bastante fuertes para dominarla”. Entonces también parece válido acompañarnos de la fantasía, pero tener como guía a la razón, tal cual planteaba el escritor inglés Samuel Johnson. 
Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta, expresaba el filósofo griego Aristóteles. El mismo Aristóteles también expresaba que “La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía”. 
Los hábitos, como todo en la vida, los hay buenos o malos, con la respectiva relatividad. Por ello, el escritor estadounidense Elbert Hubbard afirmaba “Cultiva solo aquellos hábitos que quisieras que dominaran tu vida”. Vamos adquiriendo hábitos casi sin darnos cuenta, hasta que son tan firmes y fuertes que llegan a dominarnos. El Escritor Mark Twain, planteaba que “Nadie se desprende de un hábito o de un vicio tirándolo de una vez por la ventana; hay que sacarlo por la escalera, peldaño a peldaño”. En otras palabras, no es fácil quitarnos un hábito. 
El hábito es como un cable; nos vamos enredando en él cada día hasta que no nos podemos desatar, planteaba el botánico e investigador estadounidense Horace Mann. 
En conclusión, decisiones y acciones tomadas con armonía, balance y equilibrio, entre nuestra mente y corazón, sin lugar a duda que dan mejor resultado que aquellas basadas solo en hábitos y deseos o en lo puramente racional, porque es válido tener presente que “La razón ilumina, pero también nos ciega”, tal cual lo expresó el escritor francés Romain Rolland, Premio Nobel de Literatura (1915).  Hagamos de la razón algo razonable, para poder cuestionar sin emociones nuestros hábitos y deseos.  


Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPARTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.

“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.


1 comments :

Rosa Borneo Aloisio dijo...

Muy interesante la reflexion de hoy, definitivamente debemos actuar con razón y no dejarnos llevar por las emociones, pero si nos puede confundir. Importante lograr equilibrio entre nuestra mente y el corazón. Gracias Saludos

Publicar un comentario