PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL DÍA Lunes 08 de Diciembre de 2014

on domingo, 7 de diciembre de 2014
"Al subir a la montaña ten la vista clavada en la senda que conduce a la cumbre, pero que no se te olvide mirar lo que tienes a tus pies".
René Daumal (1908-1944) Escritor, ensayista, traductor y poeta francés.

REFLEXIÓN: Algunas veces nos dedicamos a mirar tan alto, olvidando por donde caminamos, hasta que pisamos en falso y conocemos el suelo. En muchas oportunidades nos olvidamos del camino recorrido y de quienes nos acompañaron, especialmente en los momentos difíciles, considerando que todo lo logrado fue nuestra obra, sin mérito para nadie más. Incluso, es común conocer individuos que niegan haber transitado por allí, tal vez les apena reconocerlo.  Otros, lucen o exponen esa experiencia, con alguna intención o interés de fondo, aunque – tal vez - hace mucho que la olvidaron y de la cual ya no son parte, quizá nunca lo fueron.  

Un autor anónimo haciendo una crítica al respecto dijo “Si sigues así, va a llegar un momento en el que te vas a detener y vas a mirar el camino de tu vida, y a los costados del camino verás a todos los seres a los que has dañado”. La idea real es transitar y hacer camino al andar, pero un buen camino que pueda servir de guía a quienes vienen detrás de nosotros,  como dijo el poeta español Antonio Machado:

“Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.

“Mira dos veces para ver lo justo. No mires más que una vez para ver lo bello” nos recordaba el filósofo y escritor suizo Henri-Frédéric Amiel. Aprender a ver no es nada fácil, por ello tal vez muchos miran, pero pocos ven. El literato francés Jules Gouncourt consideraba que “El más largo aprendizaje de todas las artes es aprender a ver”. Bien lo expresaba la escritora y novelista franco-estadounidense Anaïs Nin, al decir "No vemos jamás las cosas tal cual son, las vemos tal cual somos", porque además nuestra percepción las altera y distorsiona.

Es importante ver hacia adelante, para no perder el camino al cual nos dirigimos, pero también es importante no dejar de ver por donde transitamos. En muchas oportunidades disfrutaremos o aprenderemos más del camino que en el lugar donde llegaremos. El famoso autor del libro El Principito, el francés  Antoine de Saint-Exupery, planteaba que cuando un viajero se abre camino a través de una montaña en la dirección de una estrella, sí el viajero se deja absorber demasiado por los problemas del camino, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía.

Muchas veces iniciamos un camino con una idea en mente, con un sueño u objetivo, pero si no tomamos el tiempo necesario para revisar –de vez en cuando – la ruta, y hacer los necesarios ajustes, podremos terminar en cualquier lugar, menos donde pretendimos llegar.

Debemos ser en extremo cuidadosos con el tipo de individuo en que nos convertimos mientras logramos alcanzar lo que deseamos,  porque sin darnos cuenta vamos cambiando y transformándonos, para bien o para mal, en un ser diferente a quien éramos.

El autor y orador motivacional estadounidense Jim Rohn, nos decía que “La pregunta más importante en las diferentes etapas de nuestra vida, no es ¿Qué estoy consiguiendo?, sino ¿En qué me estoy convirtiendo?”. Debemos esforzarnos por convertirnos en alguien que nos gustaría llegar a ser y que la gente buena quisiera imitar. Como refirió el autor estadounidense H. Jackson Brown: “Vive de tal manera que, cuando tus hijos piensen en justicia, cariño e integridad, piensen en ti”.

En nuestro transitar por la vida, valdría la pena tener en cuenta la palabras del humorista y caricaturista estadounidense James Thurber, quien sugirió “No miréis hacia atrás con ira, ni hacia adelante con miedo, sino alrededor con atención”. El mismo filósofo y escritor suizo Henri-Frédéric Amiel, mencionado líneas atrás, preguntaba ¿Qué es un espíritu cultivado?, para responderse el mismo es “aquel que puede mirar las cosas desde muchos puntos de vista”.

Observemos por donde caminamos, aprendamos del camino, cuidemos que el camino no nos transforme en alguien desconocido para nosotros mismos, ayudemos a otros y no olvidemos nunca a nuestros compañeros de trayecto.

Miguel A. Terán
Blog: http://miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO

Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado, COMPARTE.

“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario