PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL DÍA Miércoles 19 de Noviembre de 2014

on martes, 18 de noviembre de 2014
“Si estás pensando en abandonar, solo piensa por qué lo empezaste”.
Autor Anónimo

REFLEXIÓN: Comencemos por considerar nuestra obligación de ser cuidadosos en el análisis y evaluación de acuerdos y compromisos, antes de asumirlos, porque una vez aceptados no podemos evadir nuestra responsabilidad. Aunque incumplamos o abandonemos, seremos responsables. Es igualmente necesario precisar en detalle las razones por las cuales consideramos abandonar o retirarnos, para no arriesgarnos a hacerlo bajo la influencia de la emocionalidad del momento.
Considerar las razones por la cuales comenzamos algún sueño, esperanza o  proyecto de vida personal, profesional o de negocios,  puede llevarnos a  recapitular y renovar esfuerzos para conservarlo activo. Puede también ocurrir que no hubo razones justificadas ni sólidas para haberlo iniciado y, por tanto, no se desarrolló, creció ni avanzó.
Otras veces las razones originales de un compromiso y los actores involucrados han cambiado tanto, que ya no vale la pena continuar, independientemente de lo válidas que fueron esas razones al principio.  Podemos haber pasado de una relación nutritiva a una relación tóxica, que ya no se justifica ni es necesaria, por tanto parece justificable retirarse. El poeta y dramaturgo alemán Goethe decía que todo comienzo tiene su encanto. El problema ocurre cuando ese encanto desaparece y no hemos construido nada para continuar en otra etapa. Es el caso del enamoramiento, que podemos considerar como una etapa o fase necesaria en el proceso de construir al amor, pero el tiempo hace decaer el enamoramiento; sin embargo, esa etapa brinda a la pareja la oportunidad de echar raíces que darán soporte a una relación más sólida a largo plazo, basada en amor.
El filósofo estadounidense Ralph Waldo Emerson consideraba que “Abandonar puede tener justificación; abandonarse, no la tiene jamás”. En realidad son dos cosas distintas. Mientras que no abandonemos los sueños, podremos mantenerlos vivos. El empresario Henry Ford, afirmaba que "El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo, con más inteligencia".
Debemos ser cuidadosos para entender y comprender, con debida precisión, cuando algo tiene raíces o razones que lo hacen vital y difícil de abandonar, sin llegar a causar daños o ruido a otras áreas de nuestra vida.  

Un autor anónimo decía “Es tarde para arrepentirse, pero nunca para volver a empezar”.

Miguel A. Terán
Blog: http://miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO

 Nota: imagen extraída de la web
 Si te ha gustado, COMPARTE.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario