PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL DÍA Jueves 20 de Noviembre de 2014

on miércoles, 19 de noviembre de 2014
“No son nuestras habilidades las que muestran como somos, sino nuestras elecciones”. Albus Dumbledore (1881 -9997). Personaje Mago de Harry Poter.

REFLEXIÓN: Cuando elegimos estamos decidiendo por algo y abandonando algo, eso es lo complicado para muchos. Ratificando lo anterior, el escritor italiano Italo Calvino, afirmaba que “no hay diferencia entre el acto de elegir y el acto de renunciar”, porque al elegir algo estoy renunciando a otro algo.
Parece cierto que nuestras elecciones pueden definirnos mejor que nuestras habilidades, porque las elecciones reflejan nuestras prioridades de vida.  Las elecciones que tomamos, de alguna manera, demuestran lo metódicos o desorganizados que somos, lo racionales o emocionales, lo seguros o indecisos, lo armónicos, lo equilibrados,  lo conocedores o ignorantes, etcétera.
El psicólogo y filósofo estadounidense William James, afirmaba que “Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos, esto ya es una elección”. Muchos no entienden que no elegir también es una elección. El fallecido consultor y autor Stephen Covey, con relación a las prioridades planteaba “Tienes que decidir cuál es tu máxima prioridad y tener el coraje de decir “no” a otras cosas”.
Por su parte, las habilidades nos permiten hacer, pero detrás de la habilidad está la motivación, motor de la habilidad. Y probablemente, detrás de esa motivación están las prioridades. Se reconoce que los resultados que cualquier individuo consiga en la vida, van a depender no solo de sus habilidades sino de su actitud y motivación.
Es un hecho que elegir es priorizar. Sin embargo, muchas elecciones se hacen bajo influencia de la emocionalidad, poniendo en riesgo nuestras prioridades y la calidad de nuestras elecciones. Las elecciones que tomamos deben ser armónicas y equilibradas en lo físico o material, lo psicológico, lo emocional, lo espiritual y lo social.
Algunas elecciones se toman basadas en expectativas de resultados o logros a corto plazo, sin considerar sus resultados – posiblemente diferentes - a mediano y largo plazo. Por ello, es importante tener presente el impacto de nuestras decisiones más allá del resultado inmediato, para evitar futuros problemas.
Existen también elecciones realizadas bajo presión, que pueden no reflejar lo que verdaderamente somos. No obstante, lo urgente y lo importante están siempre presentes en cualquier proceso de decisión o elección. Existen elecciones que requieren ser tomadas con cierta urgencia, pero ello no es razón para olvidar las elecciones que son importantes. El empresario Donald Trump reconoce que “No existen los atajos para los lugares que valen la pena”.  
En otros casos, la calidad de la decisión y la elección se ve afectada por nuestra ignorancia o desconocimiento sobre el tema.  Por ello, se requiere estar debidamente informado antes de tomar cualquier decisión o hacer una elección. “Para vivir la vida que usted quiere, es preciso que sepa lo que quiere. Ser efectivo en el mundo significa producir los resultados que usted elige. El primer paso es elegir; si usted no lo hace, ya hay suficientes personas ansiosas de elegir por usted”, plantea John Grinder, uno de los creadores de la Programación Neuro-lingüística.
Prioridades, elecciones  y decisiones son procesos básicos para mantener buenas relaciones con nosotros mismos y con los demás.
Miguel A. Terán

Blog: http://miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO

Nota: imagen extraída de la web
 Si te ha gustado, COMPARTE.

“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario