PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL DÍA Viernes 28 de Noviembre de 2014

on jueves, 27 de noviembre de 2014
“Negar un hecho es lo más fácil del mundo. Mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho”.
Isaac Asimov (1920-1992) Escritor y bioquímico estadounidense.

REFLEXIÓN: Es fácil inventarse cualquier interpretación o excusa para desvirtuar un hecho, tratar de darle otro sentido o disminuir su importancia, pero la realidad es que un hecho es un hecho. Los hechos no dejan de existir aunque se los ignore”, nos decía Aldous Huxley, el novelista, ensayista y poeta inglés.

Los hechos son reales, sin embargo,  la percepción e interpretación de los mismos es particular de cada persona. En similar orden de ideas la escritora estadounidense Anaïs Nin decía que “No vemos jamás las cosas tal cual son, las vemos tal cual somos”.

El Maestro de la arquitectura estadounidense Frank Lloyd Wright consideraba que “La verdad es más importante que los hechos”. Esta afirmación de Wright nos permitiría considerar que más allá de los hechos debemos buscar la verdad, y que algunas veces los hechos no la reflejan, un tema de larga discusión.

Se reconoce que la vida es tan sabía que la lección que no aprendemos nos la repite, tantas veces como sea necesario, hasta que la aprendemos o se nos van los años y la vida sin querer aprender. Un viejo y sabio refrán nos advierte al respecto recomendando: “Cuando veas las barbas de tu vecino arder pon las tuyas en remojo”, porque también debemos aprender de la experiencia y hechos ajenos.

Cuando pretendemos negar los hechos deberíamos tener presente las palabras del filósofo estadounidense John Dewey, quien afirmaba que vivimos en un mundo en el que cada ocurrencia está cargada con ecos y reminiscencias de lo que ha ocurrido antes. Cada acontecimiento es un recordatorio. Hay que aprender a escucharlos, para evitar que se repitan las historias no deseadas.

Los hechos al igual que la historia se repiten y sus consecuencias son las mismas o muy similares, la relación causa-efecto parece no tener error. Toda causa tiene su efecto y todo efecto tiene su causa, sencillo de explicar pero difícil de aceptar, cuando de llegar a la verdadera causa se trata.

Cuando el hecho ya es innegable, la búsqueda de algún culpable o culpables parece ser la siguiente etapa dirigida a adulterar las reales causas del hecho, porque –generalmente - se atribuye a alguien o a algo las razones de lo ocurrido.

Los hechos son los hechos, están allí, es imposible cambiarlos, lo que debemos y podemos hacer es cambiar nuestra forma de interpretarlos. Muchos hechos de la cotidianidad del día a día son los causantes de grandes cambios, para bien o para mal,  en nuestras vidas. Cuestionar ese día a día puede llevarnos a evitar que ocurran algunos hechos que no nos beneficien.

La diferencia entre hechos y palabras es y ha sido causa de innumerables problemas. Es muy fácil quedarse en las palabras, pero convertirlas en hechos es otra cosa muy distinta. El dramaturgo noruego, Henrik Johan Ibsen, afirmaba que “No se graban tanto mil palabras como un solo hecho”. Pero, la realidad de los hechos,  puede sesgarse de muchas maneras, y "Con números se puede demostrar cualquier cosa", afirmaba Thomas Carlyle, el escritor y ensayista británico.

Aceptemos los hechos, pero sobre todo comprendamos la verdad y el mensaje que está detrás de ellos.

Miguel A. Terán
Blog: http://miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO

 Nota: imagen extraída de la web
 Si te ha gustado, COMPARTE.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario