PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL DÍA Lunes 13 de Octubre de 2014

on domingo, 12 de octubre de 2014
“El aprendizaje sucede cuando alguien quiere aprender, no cuando alguien quiere enseñar”.
Roger C. Schank. PHD. (n. 1946). Científico estadounidense especialista en inteligencia artificial, psicología cognitiva y ciencias del aprendizaje.

REFLEXIÓN: En línea con el pensamiento de R. C. Schank, referimos al filósofo griego Aristóteles quien expresaba que “Enseñar no es una función vital, porque no tienen el fin en sí misma; la función vital es aprender”.  Tradicionalmente, el resultado del aprendizaje ha sido atribuido -como responsabilidad- a la efectividad de quien enseña, cuando en realidad quien aprende debería tener el rol protagónico.  Aunque ello, no elimina la función motivante y -principalmente- inspiradora de quien enseña. Un refrán dice: “Quien desea aprender, pronto llegará a saber”.

Las oportunidades de aprender están disponibles en todas partes, en cada persona y en cada circunstancia y momento. Si nuestra actitud es de aprender, siempre encontraremos la oportunidad para lograrlo. Es un hecho que hasta los fracasos enseñan, y posiblemente más que los triunfos. Todos los esfuerzos que realizamos al aprender son parte del camino recorrido para crecer y desarrollarnos en lo profesional, económico, emocional, humano y espiritual.

El proceso de aprender de ninguna manera debe ser considerado una obligación. Tal vez por ello, Albert Einstein afirmaba que nunca deberíamos considerar el estudio como un deber, sino como una oportunidad para penetrar en el maravilloso mundo del saber. El educador brasileño Paulo Freire, consideraba que todos nosotros sabemos algo y que todos  ignoramos algo;  por eso, aprendemos siempre.

Una condición básica para aprender sobre nosotros mismos y superarnos, es  cuestionarnos. Es fácil criticar a los demás, pero parece complicado auto-criticarnos. Buena parte de las veces aprendemos de manera muy práctica, simplemente  buscando resolver; pero, sin llegar a entender razones más profundas mientras transitamos en la superficialidad.  En estos casos, la vida nos deja esa lección como materia pendiente, para más adelante.

Cada vez que podamos transmitir lo que hemos aprendido, no despreciemos la oportunidad, tal cual lo ratificó el Maestro chino Confucio, cuando expresó: “No enseñar a alguien que está dispuesto a aprender es desaprovechar a ese alguien”. No obstante, el sabio italiano Galileo Galilei planteaba: "No se puede enseñar nada a nadie; sólo se le puede ayudar a encontrar la respuesta dentro de sí mismo".

Un proverbio chino, estimula el esfuerzo de aprender, al plantear que “El aprendizaje es un tesoro que seguirá a su dueño por todas partes”. Sin embargo, son realidad las palabras del poeta inglés del siglo XVIII Alexander Pope, cuando refirió: “Algunas personas nunca aprenden nada, porque todo lo comprenden demasiado pronto”. Por su parte, el famoso escritor brasileño Paulo Coelho, no indica que es necesario aprender lo que necesitamos y no únicamente lo que queremos.  

Recomendaba Mahatma Gandhi: “Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir para siempre”. Mientras que el filósofo y psicólogo estadounidense John Dewey, consideraba que la actitud más importante que podemos desarrollar es el deseo de seguir aprendiendo. Mucha información útil y valiosa, se desperdicia por falta de interés de quien debería sacarle provecho y aprender.

Un sano e importante hábito que requerimos desarrollar es aprender algo todos los días. Teniendo presente que para aprender debemos reflexionar sobre la experiencia vivida y la lectura consumida. En cada uno de nosotros está la responsabilidad de aprender, las oportunidades para hacerlo habitan en todas partes, en todo momento y en cada persona con quien interactuamos.

Miguel A. Terán

Twitter: @MiguelATeranO

Nota: Foto ilustrativa extraída de la Web.


Nota del autor del Blog: Invito a todos mis amigos, seguidores y apreciados lectores a compartir, con familiares, relacionados y contactos, esta reflexión y los demás artículos publicados en este blog: miguelterancoach.blogspot.com. Tengamos presente que, en oportunidades, unas sencillas palabras pueden hacer y ser la diferencia en nuestra vida o en la vida de los demás.

1 comments :

Anónimo dijo...

Excelente mensaje. Si algo yo he visto en las organizaciones, es que mucha gente considera que su aprendizaje depende de la empresa u otras personas y no de su propia iniciativa. Saludos Miguel

Publicar un comentario