PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL DÍA Jueves 23 de Octubre de 2014

on miércoles, 22 de octubre de 2014
“Nunca llegarás a tu destino si te detienes a arrojar piedras a cada perro que te ladre”.
Sir Winston Churchill (1874 – 1965). Político y estadista británico.

REFLEXIÓN: Cuando tenemos un sueño, objetivo, logro o meta, debemos  enfocar todos nuestros esfuerzos en alcanzarlo, evitando hacer daño a otros y siendo selectivo al escuchar las múltiples opiniones que recibiremos al respecto, especialmente de aquellas personas que no aportan nada bueno ni nuevo.

Dice un viejo refrán popular que “No nos ofende quien quiere sino quien puede”. En similar orden de ideas planteaba el filósofo, político, orador y escritor romano Séneca que “Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti”. Esta realidad disminuye significativamente el número de personas a quienes les permitimos brindarnos su opinión. En resumidas palabras, la idea es nunca permitir que nos ofendan ni apaguen nuestros sueños, sino saber escoger a quien le permitimos apoyarnos con sus consejos e ideas.

También parecen ciertas las palabras del escritor y poeta Percy B. Shelley cuando dijo que lo que verdaderamente importa en la vida no son los objetivos que nos planteamos, sino los caminos que seguimos para lograrlos. En otras palabras y contrario a la expresión de Maquiavelo, diremos que el fin no debe justificar los medios. Medios ilícitos o fuera de principios y valores no son de ninguna manera válidos.

Transitar por la vida pendiente “del que dirán” es insano, porque nos impide avanzar  a la vez que afecta nuestra salud mental, emocional y espiritual. Liberarnos de esa pesada imagen que pretendemos mantener ante los demás, es una de las libertades más importantes de la vida, porque nos permite romper las cadenas de una terrible esclavitud, en la cual somos esclavos desde nuestro interior.

El otro extremo tampoco es bueno, porque es cierto que debemos ser abiertos a sanas opiniones. Ese  infeliz afán de demostrar éxito –y que nadie nos ladre - en lo que hacemos, de no aceptar ni concebir el fracaso como parte de estar vivos, nos lleva por la vida cargados de falsas e innecesarias presiones, creadas por las innumerables pautas sociales que debemos cumplir, cuando no hemos entendido que la decisión es únicamente nuestra.

Ese miedo al qué dirán nos paraliza y nos lleva a vivir una vida miserable, porque no es nuestra vida sino la que los demás desean que vivamos, mientras se nos escapa la vida que merecemos. Una vida de prejuicios y más prejuicios no nos llevará a ningún lugar donde podamos ser felices.

Afirmaba el filósofo griego Platón: “Quien logra que todo lo que lleve a la felicidad dependa de sí mismo, y no de los demás, ha adoptado el mejor plan para vivir feliz”.

Miguel A. Terán

Twitter: @MiguelATeranO

Nota: imagen extraída de la web


Nota del autor del Blog: Invito a todos mis amigos, seguidores y apreciados lectores a compartir, con familiares, relacionados y contactos, esta reflexión y los demás artículos publicados en este blog: http://miguelterancoach.blogspot.com. Tengamos presente que, en oportunidades, unas sencillas palabras pueden hacer y ser la diferencia en nuestra vida o en la vida de los demás.

0 comments :

Publicar un comentario