Pensamiento y Reflexión del Día Jueves 02 de Octubre de 2014

on miércoles, 1 de octubre de 2014
“Los mejores regalos que usted puede dar a sus hijos son las raíces de la responsabilidad y las alas de la independencia”.
Denis E. Waitley (n. 1933). Escritor, consultor y orador motivacional estadounidense.

REFLEXIÓN: La independencia debe permitirnos la necesaria autonomía y libertad para tomar decisiones y acciones, mientras que la responsabilidad nos lleva aceptar y reconocer los resultados y consecuencias de esas decisiones y acciones. Como seres sociales, nuestra independencia siempre tendrá límites, que impiden o deben impedir llegar al libertinaje, ese  ilimitado irrespeto en acciones y palabras, a las normas y leyes existentes.  

La independencia para que sea adecuadamente utilizada y asumidas sus consecuencias, requiere tiempo y enseñanzas. Son necesarias palabras, acciones y ejemplos, dirigidas a lograr en nuestros hijos la necesaria conciencia y madurez, para adquirir el carácter, que les permita tomar decisiones y ejecutar acciones de manera armónica y equilibrada, considerando y ponderando los diferentes factores y variables involucrados, a la vez que asumen responsabilidad por los resultados y sus consecuencias.

La columnista de prensa, locutor de radio y autor estadounidense Pauline Esther Phillips, recomendaba que coloquemos a nuestros hijos alguna responsabilidad sobre sus hombros, si queremos que tengan los pies sobre la tierra.  Es necesario que aprendan a ser parte de la solución y no del problema, a ocuparse y no solo a quejarse o preocuparse.

A muchos padres les cuesta considerar la posibilidad que sus hijos sufran –mejor dicho vivan en sus propias experiencias - algunas de las circunstancias y dificultades que ellos tuvieron de niños o jóvenes, lo cual puede impedir o atrofiar necesarios procesos de maduración. El reconocido científico francés Louis Pasteur decía “No le evites a tus hijos las dificultades de la vida, enséñales más bien a superarlas”. Para enfrentar la vida ellos deben aprender a convivir y tratar con problemas reales, a la vez que superan dificultades, es literalmente imposible, construir para ellos un mundo artificial en el que puedan permanecer por siempre.

“Cuando los padres hacen demasiado por su hijos, éstos no harán mucho por ellos mismos”, nos decía Elbert Hubbard, escritor, publicista y filósofo estadounidense. La primera responsabilidad de nuestros hijos es ser responsables con ellos mismos, porque más temprano que tarde deben asumir la responsabilidad de sus vidas. Solo así podrán ser responsables con los otros, con el entorno y como miembros de una sociedad.

Entonces, el reto es enseñarles -desde muy pequeños, aunque sea un largo y agotador proceso– a asumir la responsabilidad, para que les sea fácil manejar la independencia, autonomía y libertad, propias de un adulto equilibrado en lo material, psicológico, emocional y espiritual.

Miguel A. Terán

Twitter: @MiguelATeranO

Nota: Foto ilustrativa extraída de la Web.


Nota del autor del Blog: Invito a todos mis apreciado lectores a compartir estas reflexiones y otros artículos publicados en este blog: miguelterancoach.blogspot.com. Tengamos presente que en innumerables oportunidades, unas sencillas palabras pueden hacer y ser la diferencia en la vida de alguien.

0 comments :

Publicar un comentario