Pensamiento y Reflexión del Día Miércoles 03 de Septiembre de 2014

on martes, 2 de septiembre de 2014
“El mundo no está lleno de maldad, sino repleto de ignorancia”.
Autor Anónimo

REFLEXIÓN: El problema de la maldad en el mundo, en vez de ubicarlo en los malos y en la maldad, podemos encontrarlo en los ignorantes y en la ignorancia. Los malos tienen cabida en el mundo, dañando y depredando porque existe el ignorante, quien se convierte en presa y fácil víctima. En otras palabras, los actos de maldad ocurren por la oportunidad que da el ignorante al malo.

La ignorancia es casi una actitud, porque la persona ignorante actúa de manera negligente, floja y descuidada para averiguar, informarse, investigar, indagar o examinar lo que desconoce. Entonces, el ignorante es quien desconoce algo y no demuestra el  mínimo interés por conocer y dejar de desconocer, para salir de su ignorancia.

La educación formal no exime o libera a los individuos de la ignorancia, porque la ignorancia va más allá del conocimiento. La ignorancia hace acto de presencia sin considerar estrato social ni academia, porque depende más de la actitud del cada individuo, para informarse, conocer y reflexionar. Por supuesto, que quien carece de educación, formación o conocimiento tiene más posibilidad de ser ignorante con respecto a muchos temas.

La ignorancia es costosa, por ello recuperase de su impacto no siempre es fácil. Inclusive sus daños son duraderos en el tiempo. Pero la ignorancia es una enfermedad del ignorante, quien entre sus síntomas ignora su propia ignorancia, nos decía el filósofo y profesor estadounidense Amos Bronson Alcott. Por el contrario, parece cierto que entre más sabemos más estamos conscientes de lo que ignoramos, de allí la famosa frase de filósofo griego Sócrates “Solo sé que no se nada”. 

Esa falta de dedicación, preocupación  e inquietud para aprender, estanca en los libros y materiales de lectura el conocimiento y saber, mientras que la ignorancia se pasea victoriosa por nuestras vidas, dejándonos expuestos a todo aquel que conoce o sabe del tema, cumpliéndose la expresión del canciller y filósofo inglés  Sir Francis Beacon: “El conocimiento es poder”.

Refería el escritor español Baltasar Gracián, hace ya cinco siglos, que el primer paso de la ignorancia es presumir de saber. Luego, un autor anónimo, nos indica que lo peor de la ignorancia es que a medida que se prolonga, adquiere confianza. Un proverbio árabe, dice “Aconseja al ignorante y te tomará por su enemigo”.

Uno de los problemas con la ignorancia es que generalmente es considerada como  ofensa, cuando se plantea de manera genérica, y ligeramente  aceptable cuando se refiere al desconocimiento de algo concreto. El problema es que la palabra ignorancia se asocia más con la palabra estupidez,  que con la falta de conocimiento o carencia de éstos.  El manejo del poder, en diferentes áreas y aspectos,  ha tenido su más firme aliado en la ignorancia.

En términos legales se dice que el desconocimiento de la ley  no exime o libera de su cumplimiento. La ley parece estar clara que la responsabilidad de estar informado es de cada quien y cada cual. Pero la ignorancia castiga o daña no solo en lo legal, sino en los diferentes aspectos de nuestra vida; por ello, perdemos oportunidades de progreso, fracasamos en diferentes temas, desarrollamos enfermedades y mucho más.

Una vieja –y nada ética - expresión de negocios decía “Todos los días salen ignorantes a la calle, quien los agarre le pertenecen”. El depredador conoce aspectos que le dan ventaja sobre su víctima, pero la víctima tiene la opción de informarse y prepararse para evitar ser presa de su ignorancia. Cuando reconocemos nuestra propia ignorancia y cambiamos de actitud para salir de ésta, vamos en camino a conocer y aprender, evitando el avance de la maldad.

Miguel A. Terán

Twitter: @MiguelATeranO


Nota: Foto ilustrativa extraída de la Web.

1 comments :

Luis Orlando Torres Castillo dijo...

Excelente enfoque de los temas de ayer y hoy!
Agradecido una vez más por tu aporte.
Feliz día.

Publicar un comentario