Pensamiento y Reflexión del Día Lunes 22 de Septiembre de 2014

on domingo, 21 de septiembre de 2014
“Lo que importa verdaderamente en la vida no son los objetivos que nos establecemos, sino los caminos que seguimos para lograrlos”.
Percy B. Shelley (1792 – 1822). Escritor y poeta inglés.

REFLEXIÓN: Debemos ser en extremo cuidadosos con tipo de individuo en que nos convertimos mientras logramos alcanzar lo que deseamos,  porque sin darnos cuenta vamos cambiando y transformándonos, para bien o para mal, en un ser diferente a quien éramos.
En el transitar hacia el logro de esos objetivos, con seguridad, encontramos oportunidades y dificultades que nos llevan a modificar nuestra forma de pensar y actuar, incluso  modificando nuestro lenguaje,  transformándolo en un lenguaje de abundancia y oportunidades o de carencia y escases. Ese lenguaje nos acompañará por siempre, constituyendo parte de la eterna felicidad o infelicidad, que será nuestra compañera. Podremos vivir agradecidos por lo que tenemos o sufridos por lo que nos falta.

El autor y orador motivacional estadounidense Jim Rohn, nos decía que “La pregunta más importante en las diferentes etapas de nuestra vida, no es ¿Qué estoy consiguiendo?, sino ¿En qué me estoy convirtiendo?”. Debemos esforzarnos por convertirnos en alguien que nos gustaría llegar a ser.

Desgraciadamente, con el correr del tiempo, muchos individuos se convierten en alguien o en “algo” extraño para quienes, en algún momento, creyeron conocerles. El popular escritor y orador estadounidense Samuel Langhorne Clemens, conocido por el seudónimo de Mark Twain decía que “El que lucha con monstruos debe tener cuidado de no convertirse en un monstruo”.

Esos individuos pierden por el camino el rumbo. Por ello, es importante, que antes de iniciar cualquier etapa de nuestras vidas, primeramente, nos preguntemos lo que deseamos llegar a ser una vez concluida esa etapa. Es vital evaluar si lo que estamos haciendo nos llevará a donde queremos llegar y nos ayudará a convertirnos en la persona que queremos ser; evitando transformarnos, con el paso del tiempo, en un ser desconocido para los demás,  e incluso, para nosotros mismos. 

Sí solo nos preocupamos por lo que estamos consiguiendo, en lo concreto y material, podemos convertirnos en esclavos de  la eterna búsqueda de algo más,  y pasaremos la vida como el perro mordiéndonos la cola.

Uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos, Mohammed Ali “Cassius Clay”  decía: “En eso que estás pensando te estas convirtiendo”. Poco a poco nos vamos transformando en lo que hacemos con regularidad, sea eso bueno o malo. Por ejemplo, si  nos habituamos a mentir llegará el momento que lo haremos inconscientemente, casi de modo automático y de manera continua, hasta llegar a mentirnos y engañarnos a nosotros mismos.

Soñamos con ser un príncipe y sin darnos cuenta por el camino nos convertimos en un sapo; como una dulce caperucita se convierte en un lobo. Lo peor es cuando continuamos creyendo que somos príncipes o caperucitas, y hemos cambiado tanto, que quienes nos rodean ya nos reconocen y catalogan como sapos o lobos.

El científico, filósofo y escritor francés Blaise Pascal, se preguntaba ¿De qué nos sirve ganar el mundo si perdemos nuestra alma? En el intento de la búsqueda permanente de algo más para coleccionar, tal cual dijo San Agustín,  se nos desordena el alma llevando en su culpa la pena. Por lo contrario, el reto es conservar limpios y puros nuestra mente, corazón y espíritu, mientras alcanzamos los mejores sueños.

Lograr el equilibrio entre lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos, es vital para nuestra armonía interna, que es la base del respeto para con nosotros mismos y para los demás. No se trata de renunciar a nuestros sueños, sino evitar que éstos se conviertan en pesadillas. Esforcémonos porque nuestros logros de cada día nos permitan convertirnos en mejores seres humanos y más felices personas.

Miguel A. Terán

Blog: http://miguelterancoach.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/miguelterancoach
Twitter: @MiguelATeranO

Nota: Foto ilustrativa extraída de la Web.


Nota del autor del Blog: Vivir en un mundo mejor solo podemos lograrlo compartiendo –con los demás- nuestra riqueza, sea esta material, cultural o espiritual. En el caso de compartir lecturas, nunca  sabemos cuándo unas sencillas palabras pueden hacer y ser la diferencia en la vida de alguien, al motivar cambios que le lleven a un nuevo destino. Por ello, la invitación es a compartir esta reflexión en: www.miguelterancoach.blogspot.com

0 comments :

Publicar un comentario