Reflexión Martes 01 de Julio 2014

on martes, 1 de julio de 2014
“El victorioso tiene muchos amigos. El vencido, buenos amigos”.
Proverbio mongol.
REFLEXIÓN: Casi cualquier persona, para no generalizar, podría considerar que sus amistades están compuestas por conocidos y amigos, dentro de los cuales los amigos –generalmente- representan la minoría. 
El amigo de todo el mundo no es un amigo, planteaba el filósofo griego Aristóteles. El Emperador Napoleón Bonaparte decía que si queríamos contar a nuestros amigos, solo teníamos que caer en el infortunio o la desgracia, los que quedan a nuestro lado, esos son.  

En estos tiempos, hemos colectivizado la amistad, por lo cual cada vez existen menos momentos  para compartir entre dos, en compañía, porque la mayoría de los eventos son colectivos. Esta práctica impide establecer relaciones de amistad más sólidas, porque los contactos no dejan de ser superficiales.  

Muchos individuos,   hacen siempre de cualquier contacto con amigos un evento social.  En el primer siglo de la era cristiana, el historiador, sacerdote y magistrado griego Mestrio Plutarco, afirmaba que la amistad era animal de compañía no de rebaño.

El sacerdote, educador y escritor italiano Don Bosco, fundador de la Congregación Salesiana,  nos recordaba que no debemos considerar como amigo al que siempre nos alaba y no tiene valor para decirnos nuestros defectos. En la misma línea de pensamiento un proverbio italiano plantea que solo los verdaderos amigos nos dicen que tenemos la cara sucia. 

Una de las más convincentes demostraciones de amistad es el compromiso. Un verdadero amigo nos apoya en nuestros sueños, luchas o proyectos, dejando saber su opinión y sugerencias acerca de los mismos, pero haciendo acto de presencia.  El historietista y editor Len Wein, considera que el verdadero amigo es aquél que está a tu lado cuando preferiría estar en otra parte.

La amistad es un tema largo de tratar porque tiene muchos aspectos, pero parece ser verdad que “La riqueza trae a los amigos y la pobreza los selecciona”, tal cual nos dijo un autor anónimo. La sabiduría del refrán afirmando que “En la necesidad, se conoce la amistad”, complementa lo expresado por el autor anónimo. Y Publio Siro, el escritor sirio-romano, fue tajante al concluir que la amistad que acaba no había comenzado.
La confianza, comunicación, gratitud, sinceridad, compromiso y respeto mutuo, son pilares básicos para que una relación pueda evolucionar hasta llegar a ser una verdadera y genuina amistad, perdurable en el tiempo.


¡Feliz Día!

Miguel A. Terán

Blog: http://miguelterancoach.blogspot.com

Facebook: https://www.facebook.com/miguelterancoach

Twitter: @MiguelATeranO

https://www.youtube.com/watch?v=bZYkgv-edkE

Foto ilustrativa extraída de la Web.

0 comments :

Publicar un comentario