REFLEXION LUNES 10 DE MARZO DE 2014

on lunes, 10 de marzo de 2014

El Pensamiento del Día (Lunes 10 de Marzo de 2014)
“La lectura es como el alimento; el provecho no está en proporción de lo que se come, sino de lo que se digiere”. 
Jaime L. Balmes (1810-1848). Filósofo, teólogo, sociólogo y político español. 

REFLEXIÓN: Se dice que peor que ser analfabeto, es saber leer y no hacerlo; que peor que no leer, sabiendo hacerlo, es leer y no comprender lo leído; y peor que no comprender lo que se lee es mal interpretar el mensaje leído. 
La buena lectura nos brinda la oportunidad de nutrir nuestra mente, corazón y espíritu, con conocimientos, conceptos e ideas, que nos permiten entender, comprender y explicar adecuadamente el entorno, lo que ocurre y cómo nos afecta; inclusive, algunas nos transportan al lugar de los sueños. El hábito de la lectura es uno de los más sanos y útiles hábitos humanos. Debemos sembrarlo en nuestros hijos, como parte de nuestra herencia, aunque para ello, el ejemplo de nuestra parte será de vital importancia. 
La lectura no escapa de lo tóxico o inútil, mucho de lo que se escribe y leemos a diario es dañino o nos aporta muy poco, casi nada o hasta nos confunde. Por el contrario, existen lecturas que permiten comprendernos mejor y comprender a los demás. Es una herramienta clave si deseamos expresarnos correctamente y con conocimiento, sin especular ni inferir. La lectura superficial sin análisis ni verificación, nos deja sin argumentos válidos. Para escribir adecuada y efectivamente, la condición es ser primero apasionados lectores. 
Existen sociedades que tienen elevados índices de lectura, pero muy poca de esa lectura trata sobre temas de crecimiento y desarrollo humano, aspectos socio-económicos, ni geo-políticos, lo cual los hace ignorantes de una realidad que les rodea y en algún momento les puede afectar. 
La lectura al igual que la alimentación, depende de la calidad del alimento y de cuánto digerimos que nos nutre. Es una triste realidad, que en cuanto a lectura, las librerías, diarios e internet también se han llenado de “fast food” o “comida chatarra”. Entonces, escojamos lecturas que nutran nuestra mente y corazón, enriqueciendo nuestro conocimiento y espíritu.

Miguel A. Terán
¡Feliz Día y Feliz Semana!

0 comments :

Publicar un comentario