REFLEXION Viernes 07 de Marzo de 2014

on viernes, 7 de marzo de 2014
El Pensamiento del Día (Viernes 07 de Marzo de 2014)
“Todo lo que nace proviene necesariamente de una causa; pues sin causa nada puede tener origen”.
Platón (427 AC-347 AC). Filósofo griego.


REFLEXIÓN: Es práctica común, en lo personal, afectivo, familiar, profesional y social, dedicar atenciones y esfuerzos para atacar o disminuir solo los efectos o consecuencias de los problemas, sin entender ni atender su causa, raíz u origen. No cabe duda, que debemos detener o aliviar esos síntomas, pero sin dejar de buscar sus reales y verdaderas causas.
Todos sabemos que es necesario detener una fiebre, sin embargo, el objetivo debe ser buscar la infección o causa, para erradicar la enfermedad, evitando que surjan condiciones de salud más severas y críticas. Inclusive, ocurre que llegando a un diagnóstico de infección, al profundizar en estudios y análisis, podrían encontrarse problemas mucho más críticos.
Decía el poeta romano Ovidio, que las causas están ocultas, mientras que los efectos son visibles para todos. Esos efectos se reflejan como síntomas o consecuencias, pero no son las verdaderas causas de los problemas.
La pobreza, la inseguridad, el consumo de drogas, la crisis de valores, los liderazgos tóxicos, la desintegración de la familia, etcétera, son consecuencias o síntomas de problemas personales, familiares y sociales más complejos y profundos, diseminados y crecidos en el tiempo. La ligereza y superficialidad en la que podemos incurrir al confundir los síntomas con las causas nos impedirá resolver la verdadera raíz o razón de los problemas.
A principios del siglo pasado el filósofo francés Henri Bergson nos recordaba que el presente solo se forma del pasado, y lo que se encuentra en el efecto estaba ya en la causa. Ese viejo refrán, “los polvos de ayer trajeron los lodos de hoy”, es una excelente expresión, que nos lleva a reconocer que aquellas cosas o situaciones que no vimos, no le dimos importancia o no atendimos con la diligencia y prontitud requerida en el ayer, pueden ser causantes de los problemas del hoy.
Entonces, busquemos y hagamos esfuerzos por resolver las reales causas de los problemas que nos aquejan, sin quedarnos solo en lo cosmético ni en la consideración y tratamiento de sus síntomas, porque de lo contrario el problema seguirá creciendo.

¡Feliz Día y Feliz Fin de Semana

!Miguel A. Terán

0 comments :

Publicar un comentario