EL PENSAMIENTO DEL DIA - COMUNICADO ESPECIAL

on lunes, 17 de marzo de 2014
Estimados Amigos y Lectores de: El Pensamiento del Día.
Diariamente, desde hace poco más de un año, escribo y publico de Lunes a Viernes, la reflexión sobre un pensamiento o frase de algún personaje célebre, un autor anónimo, algún amigo o de mi propia inspiración, incluyendo proverbios o refranes de diferentes lugares del mundo. Siempre escogidos procurando que contengan temas de interés para desarrollarlos y ampliarlos en unas líneas adicionales. La idea, durante estos meses, ha sido transmitir a los lectores un breve mensaje de reflexión y concienciación, lo más nutrido posible, en un lenguaje profundo y a la vez sencillo, equilibrado y ecuánime, sobre diversos temas del diario vivir, pareja, hijos, familia, sociedad, valores, éxito, amor, sueños, etcétera.
Considero haber realizado y logrado con éxito el esfuerzo de enviarlo cada día a primera hora de la mañana, como el complemento reflexivo y espiritual del desayuno para ustedes, tratando que les llegue antes de que sean atrapados, sometidos o sujetados por las rutinas, urgencias y el ritmo de vida que nos avasalla.
El objetivo es que todos lleguemos a compartir la real necesidad, motivación y compromiso de disponer del tiempo para esos momentos de auto-reflexión o de reflexión compartida con nuestra pareja, hijos, familia, amistades, colegas y compañeros de actividades, durante los cuales podamos cuestionarnos y considerar ajustes o cambios en nuestras vidas, que contribuyan a hacer de nosotros mejores seres humanos.
Para muchos de los actuales lectores, según palabras que me han hecho llegar, éste breve escrito representa el único momento de reflexión y de contacto consigo mismos que se brindan cada día. Algunos le extraen mayor provecho, impacto y significado, al compartirlos y discutirlos con otras personas. Sin embargo, estoy convencido que requerimos más tiempo y dedicación para lograr el reto de crecer internamente, preparándonos así para responder a las complejidades de nuestro mundo; pero en todo caso, por algo se empieza y lo importante es otorgarle valor y pasión a estos minutos de lectura, reflexión y discusión.
La disciplina requerida para otorgar tiempo y dedicación a alguna actividad, hasta hacerla hábito y más adelante convertirla en necesidad, surge de la convicción de su importancia. Mientras no la consideremos importante, será difícil disponer del tiempo y disciplina para practicarla, porque siempre habrá otras prioridades y urgencias que atender.
Hoy por hoy, El Pensamiento del Día y su Reflexión son recibidos por lectores en diferentes países, a través de varios grupos de facebook, whatsApp, Blackberry messenger, e-mail y a través del Blog: http://miguelterancoach.blogspot.com.
Mucho sabré agradecer a Ustedes, hagan llegar los datos del Blog a sus amigos, familiares y colegas, en cualquier lugar del mundo, para que tengan la oportunidad de visitarlo y leer el pensamiento y reflexión del día. Los comentarios, sugerencias y aportes serán siempre bienvenidos.
Recordemos que nuestro esfuerzo, por pequeño que parezca, al transmitir a otros lo bueno que aprendimos y conocemos, contribuye a lograr un mundo mejor, lleno de bienestar y felicidad, esa es parte de la fórmula del buen vivir. Así todos vamos enriqueciéndonos, desarrollándonos, cambiando, creciendo y contribuyendo a construir una mejor sociedad y un mejor futuro. Recordemos que recogemos lo que sembramos.
Muchos años atrás, casi recién graduado de la universidad, tuve la oportunidad de conocer y compartir brevemente, con el hoy fallecido, Dr. Ivan Lansberg Henriquez, un reconocido, exitoso y prestigioso hombre de negocios venezolano. En una breve conversación, el Dr. Lansberg me transmitió un mensaje que me ha acompañado por años, cuando me dijo: “los malos le llevan una ventaja a los buenos, porque la filosofía de vida de los malos es «Habla mal o negativo de algo o de alguien, que algo queda»; mientras que los buenos, cometen el error de quedarse callados cuando pueden hablar o referir algo positivo o bueno de algo o de alguien”, por lo cual me sugirió que siempre que pudiera «Hablara bien, que algo bueno quedaba».
Este último párrafo refleja parte importante de mi motivación para dedicar horas a escribir y transmitir mensajes. Estoy consciente que el impacto de la enseñanza y el conocimiento, tanto de lo bueno como lo malo, perduran en el tiempo; no obstante, podríamos precisar el momento en que enseñamos algo a otra persona, aunque algunas veces ni nos damos cuenta, pero nunca sabremos cuando termina o hasta donde llega el efecto en el tiempo de esa enseñanza, que podría perdurar por generaciones. Entonces, hablemos y escribamos bien, que algo quedará de nuestro mensaje.
Miguel A. Terán
Marzo 2014.

0 comments :

Publicar un comentario