REFLEXIÓN DE MIERCOLES 30 DE OCTUBRE 2013

on miércoles, 30 de octubre de 2013

El Pensamiento del Día (Miércoles 30 de Octubre de 2013)
“No grites muy fuerte acerca de tu felicidad; la envidia tiene un sueño ligero”. 
Autor Anónimo. 

REFLEXIÓN: Entre los pecados capitales la envidia es una de las peores, porque este sentimiento va dirigido hacia los demás y a la vez contra nosotros al considerar que somos inferiores, logrando que nos sintamos infelices y desdichados. Todos perdemos. La envidia es social y moralmente reprochable por lo cual nadie reconoce sufrirla, aunque el filósofo Khalil Gibran acertadamente afirmó que: “El silencio del envidioso está lleno de ruidos”. 
El diccionario de la RAE define la envidia como tristeza o pesar del bien ajeno, ese deseo de imitar o superar las acciones ajenas. Es reconocida como una de las mayores causas de infelicidad, porque la envidia siembra diferencias y odios, alimentándolas de ira.
Muchas veces tenemos la envidia más cerca de lo que creemos, pero seguramente está disfrazada o camuflada, por ello debemos estar muy atentos a sus ruidos. La envidia hace sentir tristeza, dolor, malestar y desdicha por el bienestar, posesiones, talento o éxitos de los otros. Limita y desgasta porque diluye fuerzas al usarlas para destruir y no para construir.
Se alimenta de la comparación. La persona envidiada es escogida por quien envidia, porque la escogencia se basa en comparables. Aunque compara incompleto, porque solo ve los resultados, pero no los esfuerzos. Debemos evitar relaciones en las cuales sentimos que hay envidia, porque nos llevarán hacia un mundo de carencia y no de abundancia. Recordemos que quien en silencio envidia en silencio enferma.
Al aceptar y valorar las diferencias evitaremos envidiar y criticar a los demás. En todo caso, entre menos conozcan de nosotros menos seremos envidiados, y entre menos conozcamos de los otros, menos envidiaremos. Evitemos hacer de nuestra vida un reality show para los demás y dediquémonos, simplemente, a crecer y disfrutar de cada momento, sin mucho show. 

Miguel A. Terán
¡Feliz Día!

0 comments :

Publicar un comentario