REFLEXIÓN DE JUEVES 31 DE OCTUBRE 2013

on jueves, 31 de octubre de 2013

El Pensamiento del Día (Jueves 31 de Octubre de 2013)
“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”. 
San Agustín (354 DC – 430 DC). Santo y Doctor de la iglesia católica.

REFLEXIÓN: La soberbia es otro de los pecados capitales. Se sufre de soberbia cuando un individuo se valora por sobre los demás, cuando cree que todo lo que hace es superior y que de hecho se considera superior a los demás. En muchos casos para poder valorarse el soberbio descalifica, desvaloriza o humilla a los demás.
La arrogancia, la vanidad y el irrespeto son trajes con los que viste la soberbia. Está divorciada de la humildad, la sencillez y la modestia. La soberbia hace olvidar al individuo sus orígenes no permitiéndole recordar quien fue ni a quienes le apoyaron, otorgándose todos los méritos de sus logros y éxitos. 
Cuando reconocemos las virtudes de otro, podemos pasar del elogio al halago, colocándole muy cerca del orgullo y la soberbia, por ello debemos dosificar elogios para no exagerar. 
El soberbio desea - continuamente - ser centro de atención y le encanta hablar de sus “éxitos” y “logros”, le gusta ser alabado, no delega porque desea controlarlo todo. No está dispuesto a aceptar críticas ni mucho menos a reconocer errores. El agradecimiento y el perdón están ausentes de su diccionario. Se aleja de la realidad y solo se escucha a sí mismo y a quienes dicen lo que quiere escuchar. La historia de la Torre de Babel con la cual los hombres pretendían alcanzar el cielo parece ser un milenario ejemplo de soberbia.
El escritor español Francisco Gómez de Quevedo dijo que: "La soberbia nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió". Es necesario que nos estimemos a nosotros mismos, pero de una manera lógica, equilibrada, razonable, moderada y apropiada, porque el principal engañado y víctima de la soberbia es el mismo que la sufre.

Miguel A. Terán
¡Feliz Día!

0 comments :

Publicar un comentario