REFLEXIÓN DEL DÍA (Viernes 27 de Marzo de 2015)‏

on jueves, 26 de marzo de 2015
“Tú debes amar de tal manera que la persona que ames se sienta libre”.
Thích Nhat Hanh (n. 1926). Monje budista y Maestro Zen.
REFLEXIÓN: Amar es asociado con diferentes sentimientos, entre ellos afecto, bondad, compasión y apego. Aunque, así como el sentimiento de amor se asocia con lo bueno del ser humano, también tiene su lado negativo, por lo cual surgen relaciones “amorosas” que no son tan humanas.  “La adicción afectiva es el peor de los vicios”, plantea el reconocido psicólogo Walter Riso. 
En ese lado negativo surge el apego, cargado de miedos y dispuesto a hacer de todo para conservar la relación. En una relación de este tipo, a pesar del daño que hace, la persona que sufre el apego no tiene capacidad para desprenderse de esa otra persona, es un esclavo o esclava. Desde otra perspectiva, la escritora e intelectual francesa Germaine de Staël expresaba que “La libertad es incompatible con el amor. Un amante es siempre un esclavo”. Tal vez, esclavo del mismo amor, podría ser una posible interpretación a las palabras de la señora Staël. 
Por el contrario, una relación sana, tiene como premisa la independencia, basada en la efectiva comunicación, la confianza y el respeto mutuo. Es un hecho que donde existe desconfianza no puede germinar el amor. La libertad nos permite pensar y actuar según la propia voluntad y en cumplimiento a las pautas morales; llevarla un poco más allá, es libertinaje. La libertad debidamente entendida está unida al respecto, por los límites de esa misma libertad. 
Muchas personas toman la decisión de adquirir un compromiso afectivo, pero tal vez no emocional, pretendiendo disfrutar de los beneficios de ese compromiso a la vez que desean conservar las libertades de su condición o estilo de vida anterior, lo cual no es una opción válida.   
La escritora francesa Françoise Sagan consideraba que “Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender”. Mientras que el también escritor francés y Premio Nobel de Literatura (1957), Albert Camus, planteaba que tenemos dos caras, por lo cual no podemos amar sin amarnos. 
Es un sinsentido tratar de conservar en nuestra vida a alguien que no quiere estar en la nuestra. Una conocida frase nos recuerda que no debemos tratar como prioridad a quien nos considera solo como una opción. El Papa Juan Pablo II decía “Amar es lo contrario de utilizar”. 
La realidad es que una relación sin libertad no es una relación de amor, pero esa libertad basada en el amor requiere de respeto y confianza. La verdad parece ser que “La libertad no tiene su valor en sí misma: hay que apreciarla por las cosas que con ella se consiguen”, concluía el escritor español  Ramiro de Maeztu. Tengamos siempre presente las palabras del  Poeta y dramaturgo alemán Goethe: “Solo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día”. Para concluir, tengamos presente que el amor ni se exige ni se mendiga.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web

Referencias: Tomadas de Wikipedia.

0 comments :

Publicar un comentario