REFLEXIÓN DEL DÍA (Martes 17 de Febrero de 2015)‏

on lunes, 16 de febrero de 2015
“La pobreza consiste en sentirse pobre”.
Ralph Waldo Emerson (1803 –1882) Escritor, filósofo y poeta estadounidense.

REFLEXIÓN: Más allá de lo que expresen las cuentas de banco y los activos; la pobreza y la riqueza son percepciones de cada individuo. Es por ello, que muchos poseedores de abundantes recursos económicos consideran no ser lo suficientemente ricos; mientras paradójicamente otros, con escasos recursos económicos, no se consideran pobres. Algunos con dinero repiten tanto no tenerlo, que terminan convenciéndose y viviendo su pobreza. 
La percepción de pobreza tiene límites, mientras que la percepción de riqueza parece no tenerlos. Hace dos milenios el filósofo Séneca afirmaba “No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea”. Un ejemplo de estos límites quedaron visibles cuando preguntaron al empresario estadounidense John D. Rockefeller, considerado el hombre más rico del mundo en su momento, cuánto dinero más necesitaría para quedar satisfecho y su respuesta fue “Solo un poco más”. 
En la pobreza, en el sentido más práctico, existe carencia de recursos para satisfacer necesidades básicas que permitan a la persona disfrutar un adecuado nivel y calidad de vida. Sin embargo, además de la referencia económica, existen muchos tipos de pobreza, de mayor complejidad para vivir y para resolverlas, entre éstas encontramos la espiritual, la intelectual, la afectiva, la emocional y otras. 
Al respecto, el poeta chileno y Premio Nobel de Literatura (1971) Pablo Neruda afirmaba “La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos”. 
El jurista, economista y escritor español Eduardo Punset, considera que “Aunque un pobre llegue a rico, seguirá sufriendo las mismas enfermedades que afectan a los pobres, como resultado de su pasado”, tal vez con excepciones. Además, por todos esos temores del pasado, muchos son atrapados por la avaricia, que el Monje y Abad francés San Bernardo de Claraval, la consideraba como “Un continuo vivir en la pobreza por temor a ser pobre”. 
San Francisco de Sales, recomendaba no desear con ansia lo que no tenemos, ni amar en exceso lo que poseemos. Deseos y apegos son dos verdugos que nos hacen pobres, en lo material y espiritual. El gran filósofo griego Platón expresaba que “La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”. 
Podemos ser unos pobres ricos o unos ricos pobres, dependiendo de nuestra actitud hacia el dinero y la forma en que lo utilizamos. Es locura manifiesta vivir precariamente para poder morir rico, decía el poeta romano  Décimo Junio Juvenal. Hay personas que de sus riquezas solo tienen el miedo a perderlas, consideraba el político canadiense Antoine Rivard. Parece contradictorio, pero el futuro para el rico puede tener más incertidumbre que para el pobre, tal vez por ello, ambos viven de manera muy diferente el presente.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO
Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) en las redes  y COMPÁRTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario