PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL DÍA Martes 16 de Diciembre de 2014

on lunes, 15 de diciembre de 2014
“Las grandes oportunidades nacen de haber sabido aprovechar las pequeñas”.
Bill Gates (n. 1955). Empresario informático y filántropo estadounidense.

REFLEXIÓN: Innumerables individuos pasan la vida buscando “la gran oportunidad” o “el gran momento”, mientras desprecian o desperdician cantidad de pequeñas oportunidades y momentos, muchos de las cuales pudieron llegar a ser grandes. El Príncipe o la Princesa de nuestros sueños pueden ocultarse detrás de una persona normal, común y corriente. Muchos individuos pudieron haber sido otro Bill Gates, pero simplemente no se atrevieron a dar forma a sus sueños, prefirieron no correr riesgos, mantenerse en su nivel de confort y no realizar el esfuerzo requerido para transitar nuevos caminos.   

Refería el escritor y teólogo inglés William George Ward “Las oportunidades son como los amaneceres: si uno espera demasiado, se los pierde”. Algunas veces salimos tarde en su búsqueda, porque hemos permanecido demasiado tiempo refugiados en el confort de lo conocido, desperdiciando la oportunidad de conocer y recorrer nuevas rutas y senderos.   

“La oportunidad se presenta tarde y se marcha pronto” decía Publio Sirio, el escritor y poeta romano. Parece que en ocasiones debemos esperarla, pero en una espera activa, preparándonos y motivando que ocurra. Quizá, habrá momentos en los que ni siquiera debemos esperar la ocasión, sino salir a buscarla. El célebre filósofo, político, abogado y escritor inglés Sir Francis Bacon, en una actitud más firme y decidida, afirmaba que “La ocasión hay que crearla, no esperar que ésta llegue”.

El gran filósofo chino Lao-tsé afirmaba que “El valor de un acto se juzga por su oportunidad”. Es un hecho que algunas decisiones y acciones se toman y ejecutan en el lugar correcto, pero no en el momento adecuado, lo cual las condena a fracasar.

Es necesario prepararse para poder ver las oportunidades. Al respeto decía François Marie Arouet “Voltaire” que la “Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan”. Las oportunidades pasan ante nosotros, pero generalmente de manera veloz, por lo cual es vital estar preparados para verlas, entenderlas y valorarlas. Planteaba el mismo Bill Gates que “Dedicarse a servir comidas y bebidas no nos quita dignidad. Nuestros abuelos lo llamaban de otra forma: Oportunidad”.

“Siempre intenté convertir cada desastre en una oportunidad”, planteaba John D. Rockefeller, el empresario, inversionista, industrial y filántropo estadounidense. Buscando luz en un espacio que parecía oscuro.

“Decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución”, afirmaba Walt Disney el productor y director estadounidense, creador del imperio Disney, quien durante su carrera recibió 26 Premios Óscar.

Es cierto que detrás de todo riesgo siempre hay alguna o algunas oportunidades. Decía Sir Winston Churchill, el gran  político y estadista británico, en una de sus famosas frases, que: «Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad».  “Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz” expresaba el antes referido Walt Disney.

No siempre las puertas están abiertas y algunas veces hasta se nos cierran. Pero el compositor y músico jamaiquino Bob Marley estaba convencido que cuando una puerta se cierra, aunque no lo veamos, otra se nos abre. De nuevo, el reto es estar preparado para salir en búsqueda de la oportunidad.

El político, escritor y aristócrata británico Benjamin Disraeli, planteaba algo interesante referente a las oportunidades y la ética,  afirmando que “Después de saber cuándo debemos aprovechar una oportunidad, lo más importante es saber cuándo debemos renunciar a una ventaja”, demostrando que todo tiene su límite para que el beneficio pueda perdurar en el tiempo y sea útil para todos.  

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO

Nota: imagen extraída de la web
Referencias: Tomadas de Wikipedia.

Si te ha gustado esta reflexión, DALE ME GUSTA (LIKE) y COMPARTELA. Un buen mensaje toma valor y fuerza en la medida que se transmite a mayor número de personas. Si cada uno de nosotros reflexiona y cambia para mejor, todo cambiará para mejor.


“Sueña, vive, reflexiona, aprende, ayuda y ora”.

0 comments :

Publicar un comentario