Pensamiento y Reflexión del Día Viernes 10 de Octubre de 2014

on viernes, 10 de octubre de 2014
“Las recetas rápidas no funcionan. Todo cambio duradero requiere tiempo y esfuerzo”.
Robin S. Sharma (n. 1965). Escritor y empresario canadiense. Experto en Liderazgo y Desarrollo Personal.

REFLEXIÓN: El poco tiempo que dedicamos a los temas importantes de nuestra vida, mientras estamos atrapados respondiendo a lo urgente, por esa “Adicción a lo urgente” propia de la cultura de estos tiempos, nos lleva –casi de manera obligada – a buscar desvíos o atajos para hacer lo importante. Al fin y al cabo, solo tenemos 24 horas al día, ni una más ni una menos. 

Este desequilibrio entre lo urgente y lo importante, podríamos solucionarlo asignando tiempo donde debemos asignarlo, para lo cual es vital definir y establecer claras prioridades de vida, que nos orienten y mantengan enfocados en lo que realmente es importante.

En esa preocupación, siempre latente, por atender lo que reconocemos como importante –aunque en la práctica no le brindemos el tiempo que se merece - ha surgido un amplio mercado de recetas para todo. Es normal encontrar montones de escritos en libros, artículos, en la red, etcétera, con cinco pasos para ser feliz, diez pasos para conseguir pareja, ocho para ser millonario, cinco para el cuerpo perfecto, palabras más palabras menos, atajos y más atajos. No hay microndas para aprender a vivir.

La palabra “Disciplina” se ha convertido en un auténtico “Chivo Expiatorio” – porque queremos hacerla culpable de algo que no es, pero nos sirve de perfecta excusa. La realidad es que la disciplina es una herramienta de la convicción, de ese convencimiento que tenemos sobre algo. En otras palabras, sino estamos convencidos de hacer algo, siempre habrá alguna excusa para no ser disciplinados. Y al final, todo concluye en intentar tomar atajos o desvíos para lograr hacer lo que debimos hacer, disciplinadamente.

Tomar atajos no siempre nos ahorrará tiempo, esfuerzos o trabajo, porque no hay garantía que a través del atajo logremos alcanzar la calidad de vida deseada. Los atajos pueden impedir que vivamos necesarias experiencias de vida, que nos harán falta más adelante. Una expresión popular dice que “No hay atajos para ir a cualquier lugar que valga la pena”. El cantautor y poeta español, Joaquín Sabina, afirma que “Al infierno se va por atajos, jeringas y recetas”.

Muchas soluciones fáciles nos engañan porque funcionan en el corto plazo, pero sus resultados o efectos en el mediano y largo plazo puede que no sean tan satisfactorios como parecen. Esos recetarios de cocina afectivos, gerenciales, familiares, etcétera, pueden tener aparentemente “buen resultado”, pero su superficialidad y facilismo, los pone en duda al momento de lograr cambios sustentables en el tiempo.

La mejor receta es tener claramente definidos los principios y valores que guían nuestra vida, actuando y viviendo según lo que ellos nos indican, dedicando tiempo a lo realmente importante y prioritario,  para llevar una vida armónica y equilibrada que nos permita disfrutar de prosperidad y felicidad.

Miguel A. Terán

Twitter: @MiguelATeranO

Nota: Foto ilustrativa extraída de la Web.


Nota del autor del Blog: Invito a todos mis amigos, seguidores y apreciados lectores a compartir, con familiares, relacionados y contactos, esta reflexión y los demás artículos publicados en este blog: miguelterancoach.blogspot.com. Tengamos presente que, en oportunidades, unas sencillas palabras pueden hacer y ser la diferencia en nuestra vida o en la vida de los demás.

0 comments :

Publicar un comentario