REFLEXION VIERNES 13 DE JUNIO DE 2014

on viernes, 13 de junio de 2014
“Padres buenos hay muchos; buenos padres, hay pocos. No es difícil ser un padre bueno; en cambio, no hay nada más difícil que ser un buen padre”.
Autor Anónimo.

REFLEXIÓN: En similar orden de ideas decía el escritor estadounidense Mario Puzo, escritor de la famosa obra El Padrino, que un hombre que no sabe ser un buen padre, no es un auténtico hombre.
El resultado de ser un buen padre se hace realidad cuando hemos construido buenos hijos y buenos ciudadanos. No deja de ser cierto que muchos padres, tal vez no tantos como seria necesario, demuestran preocupación y hacen esfuerzos por dejar un mundo mejor para sus hijos; pero, sobre todo, deberíamos preocuparnos por dejar un mundo poblado de mejores hijos y seres humanos.  
Predicamos más con el ejemplo que con las palabras y se hace necesario, como refirió el escritor H. Jackson Brown,  ¨Vivir tal manera, que cuando nuestros hijos piensen en justicia e integridad, piensen en nosotros como ejemplo”.  Una historia menciona a un padre que dice a  su hijo: “ten cuidado por donde caminas”. El hijo le responde: “ten cuidado tú, recuerda que yo sigo tus pasos”; he allí nuestro poder como modelos y ejemplo a seguir para ellos.
Cuando enseñamos algo a nuestros hijos podemos, quizás recordar el momento en que lo hicimos, pero nunca sabremos hasta donde llega la influencia de ese mensaje en el tiempo y en las venideras generaciones. Por eso alguien dijo que al enseñar a tus hijos enseñas a tus nietos.  
El pastor, autor y educador Charles Swindoll nos recuerda que como padres debemos tener presente, que cada día de nuestra vida hacemos depósitos en el banco de memoria de nuestros hijos. Allí estaremos fijando los principios y valores que guiarán sus vidas.
Espera de tu hijo lo mismo que has hecho con tu padre, fueron palabras que expresó hace más de 25 siglos el filósofo y científico  griego Tales de Mileto,  uno de los Siete Sabios de Grecia. “Economizad las lágrimas de vuestros hijos a fin de que puedan regar con ellas vuestra tumba” decía Pitágoras de Samos, Filósofo y matemático griego.
Nuestra buena huella y presencia como padre, será imperecedera, en nuestros hijos, incluso en aquellos casos que no son hijos biológicos, pero que de cualquier manera han ocupado un espacio importante en nuestras mentes y corazones.
El tiempo dedicado a nuestros hijos con amor, los diarios mensajes, el ejemplo transmisor de principios y valores, la sana relación con nuestras parejas, la equilibrada y armónica interacción familiar, nuestro compromiso para con la sociedad, nuestra conciencia y responsabilidad ante el ambiente que nos rodea, entre otros, son parte del legado para ellos y para las futuras generaciones. Y siempre, por supuesto, motivarles a soñar y luchar por alcanzar esos sueños.

¡Feliz Día del Padre! A todos quienes en su rol de padres contribuyen a construir los hombres y mujeres que requerirá el mañana.

Miguel A. Terán
Twitter: @MiguelATeranO


Nota: Foto ilustrativa extraída de la Web.

1 comments :

Rosa Borneo Aloisio dijo...

Excelente pensamiento y reflexion, como hace falta "Buenos Padres". Yo estoy orgullosa de mis padres, los admiro mucho, lograron con sacrificios y esfuerzos la mejor educación, enseñar valores, principios, responsabilidad y amor a todos sus hijos. Gracias Miguel, te deseo un Feliz Dia del Padre!!!.

Publicar un comentario