REFLEXION VIERNES 30 DE MAYO DE 2014

on viernes, 30 de mayo de 2014
Pensamiento y Reflexión del Día (Viernes 30 de Mayo de 2014)
“El gran problema con la comunicación es que no escuchamos para comprender. Escuchamos para responder”.
Autor Anónimo.
REFLEXIÓN: Hace dos milenios nos decía el sacerdote e historiador griego Plutarco: “Para saber hablar es preciso saber escuchar”. Su contemporáneo, el  filósofo griego Epicteto de Frigia, planteaba “Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar”.
Aunque no es posible en este breve espacio tratar la etimología de las palabras,  “escuchar y oír”, un proverbio egipcio parece diferenciarlas al decir: “Oír es precioso para el que escucha”.
A través de los tiempos son muchas las frases, pensamientos e incluso refranes relacionados con escuchar. El escritor español, Baltasar Gracián, en los años 1600´s reconocía: “No hay peor sordo que el que no puede oír; pero hay otro peor, aquél que por una oreja le entra y por otra se le va”.
Una buena parte de la escucha es selectiva, porque escuchamos lo que queremos escuchar. Los filtros que tenemos en nuestra percepción, resultado de nuestra cultura, crianza y experiencias, propias y ajenas, forman creencias y paradigmas que desvirtúan nuestra percepción.
Escuchar debe acompañarse de preguntas para entender y comprender mejor lo que ha tratado de expresar la otra persona. Cuando no hacemos preguntas quedan espacios de duda en lo escuchado, que usualmente llenamos con interpretaciones y especulaciones, que nos llevan a diluirnos o perdernos en hipótesis sin base real.
Cuando no escuchamos con la atención requerida para entender otro punto de vista, esos vacíos nos llevan a crear nuestra propia historia. Lo ideal es escuchar desde una perspectiva neutral, para realmente tratar de entender con la mente y el corazón abiertos. Nos decía Martin Luther King que la verdad aumentará en la medida que sepas escuchar la verdad de los otros.
Escuchar a medias no es medio escuchar, es no escuchar. Al igual que escuchar mucho también tiene sus problemas; entonces, debemos escuchar de buena fuente para evitar confusiones e indecisiones. Recordemos que alimentamos nuestra mente, corazón y espíritu con lo que escuchamos, por ello debemos ser cuidadosos para no intoxicarnos con inadecuadas palabras.
Las buenas relaciones humanas requieren que aprendamos a escuchar, y para ello, es necesario, permitir que la otra persona exponga sus puntos de vista, mientras permanecemos pacientes y abiertos a comprender. Pero lo más importante es aprender a escucharnos a nosotros mismos, para no confundirnos, engañarnos ni sabotearnos.
¡Feliz Día y Fin de Semana!
 Miguel A. Terán

Twitter: @MiguelATeranO

1 comments :

Rosa Borneo Aloisio dijo...

Mejor imposible el pensamiento y reflexion de hoy, deberiamos leerlo varias veces y compartirlo, considero que lo mas importante es primero "aprender a escucharnos a nosotros mismos" y luego "escuchar de buena fuente para evitar confusiones e indecisiones". El secreto del buen hablar es saber escuchar...asi dice el presentador Ismael Cala. Gracias Miguel

Publicar un comentario