REFLEXION MIERCOLES 21 DE MAYO DE 2014

on miércoles, 21 de mayo de 2014
Pensamiento y Reflexión del Día (Miércoles 21 de Mayo de 2014)
"Si domas a un caballo con gritos, no esperes que te obedezca cuando le hables."
Dagobert D. Runes (1902- 1982). Filósofo y autor estadounidense.

REFLEXIÓN: Esta cita podría ser una verdad de aplicación universal, por tanto, tendrá también efecto en cualquier relación humana en la cual estén involucrados  procesos de educación y/o formación. Una vez que este tipo de trato o, mejor dicho, de maltrato se hace parte de lo habitual o cotidiano,  tanto maltratado como maltratador se acostumbran a una anormal relación.  Pero la verdad es que no se nos escucha más, ni tendremos más la razón, por el hecho de subir la voz o gritar.
El maltrato es  un problema crítico, especialmente en la crianza de los niños y jóvenes, quienes pueden ser agredidos física, verbal y psicológicamente durante su crecimiento.  Aquellos quienes se acostumbran o habitúan a los gritos como parte de la relación con sus padres, docentes, cuidadores o entrenadores,  les costará atender, entender, cumplir o seguir instrucciones, sin recibir gritos. Es un reto de quienes tenemos estas responsabilidades, evitar el uso de prácticas que no contribuyan a la adecuada y efectiva  formación y desarrollo de la autoestima y potencial de niños, jóvenes,  alumnos y deportistas.
Es importante tener presente que no podrá construirse una sana relación, ni siquiera con animales basada en gritos ni maltratos. Las huellas de este tipo de relación, lamentable y tristemente,  podrían permanecer por siempre en las mentes, corazones y espíritu de los agredidos. Algunas veces, serán éstos mismos individuos quienes se transformarán o convertirán en los agresores del mañana. La historia, podría continuar repitiéndose, de generación en generación.
Las palabras son poderosas herramientas de construcción o destrucción de seres humanos y relaciones. Los gritos lejos de conseguir respeto solo inspiran temor, y lejos de disciplinar pueden causar daños profundos a la auto-estima, deteriorando o destruyendo la confianza de los niños. Muchos gritos vienen acompañados de expresiones negativas y generalizadas, la mayor parte de las veces, sin aclarar cómo puede superarse o corregirse el problema, motivo u origen del reclamo.
La buena comunicación, el respeto mutuo y la confianza son los pilares fundamentales de las relaciones humanas, y son  vitales para la sana crianza y formación de niños y jóvenes. El Premio Nobel de la Paz en 1984, Desmond Tutu, recordaba una expresión que le enseñó su padre: “No levantes la voz. Mejora tu argumento”. Tengamos presente que cosecharemos lo que sembramos y cuidamos.
¡Feliz Día!
 Miguel A. Terán

0 comments :

Publicar un comentario