REFLEXIÓN MARTES 25 DE FEBRERO 2014

on martes, 25 de febrero de 2014

El Pensamiento del Día (Martes 25 de Febrero de 2014)
“El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día”.
Leon Battista Alberti (1404-1472). Sacerdote italiano, secretario personal de tres Papas de la Iglesia católica.

REFLEXIÓN: Todos los esfuerzos que realicemos para educar y formar mejor a nuestros hijos serán parte de nuestro más importante aporte y legado a la sociedad y al futuro. Es vital tener presente que en realidad no estamos criando niños, sino a los adultos del mañana. Los niños son como la semilla de un árbol, en ella está contenida el árbol. En los niños está contenido el adulto. 
No disponer del necesario tiempo para educarles, transmitirles nuestros valores y compartir con ellos, quedará como una “cuenta pendiente por pagar”, que la vida nos la facturará más adelante. Minutos de dedicación en la temprana crianza, nos ahorrarán horas de regaños, disgustos, castigos y más, cuando ya nuestros hijos son adolescentes o adultos. 
En los primeros años de crianza, el tiempo que dediquemos a ellos será para orientarles, formarles y educarles. Nuestra ausencia en esos momentos hará que crezcan con deficiencias o fallas en su desarrollo como personas, que les hará fácil víctima o presa de individuos y ambientes tóxicos. Lo que demos a los niños ellos lo darán a la sociedad. 
Debemos tener presente que no solo educamos y formamos a nuestros hijos con nuestras palabras, sino principalmente con nuestro diario ejemplo. Ellos necesitan tomar nuestra referencia para establecer su modelo de actuación cuando sean adultos. Como refirió el autor estadounidense H. Jackson Brown “Vive de tal manera que, cuando tus hijos piensen en justicia, cariño e integridad, piensen en ti”. Ese es el poder de la presencia y el buen ejemplo. 
Recordemos que debemos nutrirlos integralmente, cada día, no solo con alimento para su cuerpo, sino con positivas y sanas ideas para su mente, principios y valores que les guíen por la vida, amor para sí mismo y para su prójimo y sueños para su espíritu. ¡Para ello se requiere tiempo y dedicación! 

¡Feliz Día!
Miguel A. Terán

0 comments :

Publicar un comentario