REFLEXIÓN MARTES 04 DE FEBRERO 2014

on martes, 4 de febrero de 2014

El Pensamiento del Día (Martes 04 de Febrero de 2014)
“Solo el débil culpa a sus padres, a la raza, a su época, a la mala suerte o a los caprichos del destino. Todos tenemos el poder de decir: Hoy soy esto; Mañana seré aquello”.
Louis L’ Amour (1908 -1988). Escritor estadounidense.

REFLEXIÓN: Definitivamente el destino está en nuestras manos, porque la realidad es que somos los constructores o destructores de nuestra vida. Sin embargo, siempre ha sido fácil culpar a algo o alguien por los eventos, circunstancias o problemas que vivimos. El famoso destino, “culpable” de muchos de nuestros errores, es el principal Chivo Expiatorio de esos errores. 
Podemos considerar que en la vida tenemos un destino o propósito. En el primer caso, un destino nos permitirá hacer muy poco o casi nada al respecto, estaremos condenados a algo que va a ocurrirnos, y ser pasivos o activos, no haría ninguna diferencia. Por el contrario, un propósito pondrá en nuestras manos la decisión y el correspondiente compromiso de actuar para llevar a feliz término o cumplimiento esa decisión.
Culpar a otros es casi un hobby, afición o entretenimiento de común y extendida práctica. En muchas personas, el dedo índice está “siempre listo” para apuntar en busca de un real o potencial culpable. Al culpar a otros o al destino, parece un hecho que no tenemos nada que corregir, porque el problema o su causa están en otro lado o en otra persona. La práctica de culpar o evadir no permite ni permitirá que mejoremos. 
Albert Einstein decía: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". En otras palabras si continuamos haciendo lo mismo que hemos venido haciendo, hasta el día de hoy, no podremos pensar en lograr objetivos o metas distintos. Hacer de nuestra vida una queja permanente o llenarnos de angustias, sin actuar, no resolverá el problema.
Las riendas de nuestro presente y futuro están en nuestras manos, y así debemos asumirlo si deseamos que el destino u otras personas no dirijan nuestra vida, mientras nosotros simplemente nos resignamos. 

Miguel A. Terán
¡Feliz Día!

0 comments :

Publicar un comentario